sábado, 7 de enero de 2012

¡Cuidado con las rebajas de enero!


Tras el gasto de las fiestas navideñas lo normal es contenerse para hacer frente a la temida cuesta de enero, pero los comercios transforman sus escaparates y en sus frontales aparecen atractivos carteles que indican que las rebajas ya han llegado y eso dificultad las previsiones de ahorro. Ante semejante reclamos resulta imposible contenerse, en ocasiones, por eso los expertos recomiendan moderación y estar pendiente de algunos detalles, no dejándose camelar por las publicidades engañosas.

En primer lugar, este periodo resulta interesante si se tiene previsto realizar alguna compra realmente necesaria, pues de forma contraria siempre va a suponer un sobre gasto no contemplado que puede hacer desequilibrar la economía familiar. Por tanto, moderación. Siempre es bueno hacer un balance de la economía disponible y actuar en consecuencia. No hay que olvidar que la rebajas se extienden hasta el mes de febrero, de modo que siempre hay tiempo para saber qué es lo que se quiere y en qué momento adquirirlo. Elaborar listas con lo necesario también ayuda a saber con certeza lo que realmente se necesita y también se puede aprovechar este momento para cubrir el armario de lo más pequeños para el próximo año.



Otro buen consejo es dejar la tarjeta de crédito en casa e ir sólo con la cantidad en efectivo de la que es posible desprenderse. La Asociación General de Consumidores, Asgeco, Confederación asegura que se ha producido una bajada del 36% en el uso de las tarjetas de pago aplazado, y anima a los consumidores a extremar las precaución a la hora de usar este “dinero de plástico” que es “pan para hoy y hambre para mañana”, y puede ser especialmente dañino en el actual contexto de crisis que atraviesan muchas familias.
Los precios pueden distar mucho de una tienda a otra, por eso es bueno tomarse tiempo e intentar comparar. Además, ser precavidos, mirar bien si el artículo adquirido tiene algún defecto, en cuyo caso el comerciante está obligado a devolver el dinero o cambiarlo por otro.

Las rebajas tienen que ser sobre los mismos productos expuestos antes de las mismas, de modo que no son válidos los restos de otras temporadas, algo que suelen hacer algunas tiendas. Además, siempre debe aparecer el precio anterior.

También es importante preguntar si de admiten devoluciones y tener claro que lo rebajado debe tener las mismas garantías que lo que se ofrece a precio normal.

No hay comentarios :

Publicar un comentario