viernes, 28 de junio de 2013

Árboles con encanto

Día Mundial del Árbol (28 de junio)

 


Espigados, finos, robustos, gruesos, de copas alargadas o redondeadas, multiformes y milenarios o incluso parlantes y humanoides como los famosos ents, esos seres mitológicos creados por J.R.R.Tolkien en su magnífica trilogía El señor de los anillos, los árboles acompañan a los hombres desde antes de su existencia y han sido testigos naturales de su propia evolución.
Conglomerados en un mismo escenario forman los bosques, tan necesarios para la subsistencia del Planeta. Dice la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura) que desempeñan un papel crucial en la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo, al ser potenciales sumideros de carbono e imprescindibles para evitar la deforestación, además de contribuir a la economía local de allí donde se encuentran, pues de los recursos de los bosques hoy día subsisten muchas personas.
Su existencia es una necesidad, de eso somos conscientes porque en las ciudades los árboles conviven con las prisas de los transeúntes no solamente con un fin ornamental, como cuenta el experto Daniel Rivas Torre:
La salud y el medio ambiente se benefician notablemente de estas especies vegetales. "Purifican el aire de las áreas urbanas sobrecontaminadas, mejoran la calidad del agua o mitigan la contaminación visual y acústica. Además, contribuyen al bienestar emocional de las personas, de hecho se ha demostrado que reducen el estrés, que los niños con déficit de atención mejoran el comportamientos en espacios arbolados y que los pacientes en hospitales con áreas verdes se recuperan antes." (Artículo completo: http://www.rivasdaniel.com/Pdfs/Beneficios_Arboles_Urbanos.pdf)

 El árbol es la vida

De un árbol surgió el pecado original, según la creencia cristiana, y la vida se ha vinculado a esta especie del mundo de los vegetales tornándolo sagrado en muchas creencias y filosofías vitales. Su conexión con el interior de la tierra a través de las raíces y con el exterior a través del tronco y las ramas, que se extienden al cielo como terminaciones nerviosas tocando el cielo o tal vez el más allá, ha contribuido a esta idolatría universal.
Si las circunstancias lo permiten pueden vivir muchos años por eso los hay milenarios, imponentes, espectaculares, que si fueran capaces de hablar como se imaginó Tolkien o algunas leyendas populares, tal vez aclararían misterios aún desconocidos por la humanidad.
En todo el mundo hay ejemplares únicos que o bien conviven con otros o bien se muestran solitarios, ubicados en rincones de pueblos, ciudades o enclaves naturales, mostrándose altaneros y tiesos, ufanos ante las exclamaciones de quienes los contemplan embuidos en miles de emociones.

En España hay unos cuantos. A continuación recojo algunos.



Sabina milenaria
Tumbada por el viento la sabina milenaria en el Parque Rural de Frontera (El Hierro, Islas Canarias), es todo un clásico del mundo arbolado. Este ejemplar está representado en el escudo de La Frontera y la especie ha sido declarada por el Parlamento de Canarias como símbolo vegetal de la isla.






Tejo de San Cristóbal de Valdueza, en Ponferrada (León)
Da sombra a una ermita en ruinas reconvertida en camposanto. Este árbol es muy venerado en la región, ya que los aldeanos han recogido la tradición celta de adoración sagrada a esta especie arbórea.

Ponferrada


Plátano de Sopeña (Cabuérniga, Cantabria)
Es todo un ejemplo de subsistencia al afán constructor del hombre. Casi lo derriban al arreglar la carretera CA-180, que es donde se encuentra. Afortunadamente sobrevivió.







Chaparro de la Vega (Caripe, Sevilla)
Declarado Monumento Natural por la Junta de Andalucía en el año 2001. En el entorno tiene lugar
el segundo domingo de mayo la Romería de la Virgen de Fátima.

mitierramaps.com




Roble de Lizarraga de Izagaondoa (Navarra)
Alcanza los 21 metros de altura. Se accede desde el casco urbano de Lizarraga y hay un poblado medieval en las cercanías.







Abedul de Hinojosa de la Sierra (El Royo, Soria)
Está a orillas del río Duero. Se le conoce también como abedul candelabro por la forma de sus ramas que semejan a este artículo portavelas.

 

mitierramaps.com




Secuoya gigante
Se encuentra en los alrededores del Palacio Real de la Granja de San Ildefonso (Segovia). Se cree que tiene más de cien años.

Árboles monumentales








No hay comentarios :

Publicar un comentario