lunes, 8 de julio de 2013

50 sombras de Grey, según el punto de vista de Idoia Bilbao

Entrevista con la escritora y presentadora Idoia Bilbao:"La trilogía Grey es un cuento al más puro estilo Pretty Woman"

Su nuevo libro: Buscando el punto Grey (Ed. Temas de Hoy)





Con Cincuenta sombras de Grey de la autora británica E.L. James, el interés por la novela erótica ha adquirido un cariz distinto y mujeres que nunca se habían acercado a este tipo de literatura se han reencontrado con ella. Este boom ha despertado todo tipo de reacciones y en muchos casos ha supuesto la excusa perfecta para hablar de sexo.
La polifacética Idoia Bilbao, conocida entre otras cosas por su trabajo en programas televisivos de gran audiencia como Salsa Rosa y autora de títulos diversos como Dos cartucheras y un destino, Quiero ser como Letizia y Asesinato en el spa, vuelve a dar lustre a su pluma en Buscando el punto Grey (Ed. Temas de Hoy), tomando como referencia la trilogía
tan exitosa de las sombras de Grey, para a través de historias y experiencias únicas hablar del camino de muchas mujeres hacia un sexo sin complejos.
Historias y relatos de féminas de todo tipo recogidos de internet y del blog de la autora el Club de mujeres reales, entre otros lugares, constituyen la referencia para abordar problemas, miedos, inquietudes y también todo tipo de cuestiones relacionadas con el sexo. En esta labor, la comunicadora ha contado con la colaboración de la sexóloga Arantza Álvarez Mateos, cuya impronta se refleja en los consejos que se van mostrando a lo largo de la lectura.





La misma Idoia Bilbao nos ha contado sus impresiones sobre este erotismo literario y los tabúes del sexo en las mujeres.
 

En tú opinión, ¿por qué crees que la novela 50 sombras de Grey ha tenido tanto éxito, cuando existen miles de novelas eróticas a las que siempre hemos tenido acceso las mujeres?
A parte de su fácil lectura, tenemos que tener en cuenta que su atractivo comercial no sólo se debe a la erótica. Es un cuento al más puro estilo Pretty Woman, un Corín Tellado con látex que, además de sexo, posee muchos de los ingredientes que gustan de la clásica novela rosa: un poderoso, riquísimo y atormentado hombre de negocios se enamora de una chica normalita… La historia perfecta para enganchar a cierto grupo de féminas pero, además, aderezada con sexo intenso, juegos prohibidos y mucho poder, algo que desprende mucha erótica. Si él fuera dueño de una ferretería en Pinto la historia sería bien distinta.
 

¿Cómo se te ocurrió dar el paso y crear un libro con situaciones dispares de mujeres a la par que se dan pautas sobre sexualidad?
Me sorprendió la cantidad de mujeres no habituadas a la lectura que leían este libro, pero lo más importante: aquellas que tras su lectura ponían en común pensamientos, los comentaban, verbalizaban pensamientos que antes consideraban tabú y recuperaban los juegos sexuales con su marido, algo que en muchos casos no sucedía desde mediados del siglo XIX. 


Para elaborar tu nueva obra has contado con testimonios que han llegado a tu blog El Club de mujeres reales. En general, ¿qué es lo que más destacarías de todas esas mujeres que se han dirigido a ti para contar sus experiencias personales? ¿Qué carencias o seguridades has encontrado?
Siguen existiendo ciertas reticencias a ahondar en la fantasía, a verbalizar pensamientos íntimos. De hecho el libro está compuesto de fantasías noveladas, de relatos basados en testimonios que he encontrado, me han relatado o han llegado a mi blog El Club de las Mujeres Reales. Desgraciadamente, aún queda mucho camino por recorrer.
 

Aunque es verdad que las mujeres nos hemos liberado y cada vez más, todavía existen mucho tabúes a la hora de hablar de sexo, ¿por qué crees que existe esta especie de temor?
Una educación estricta,  lastres religiosos, complejos físicos o intelectuales… Y algo que tiene mucho peso: el qué dirán. Por supuesto que existen mujeres que consideran el sexo como algo íntimo de lo que no es necesario hablar públicamente, y otras que hablan de sexo tanto que resultan agotadoras, pero también las hay que les gustaría tratar el tema con naturalidad y les frena el miedo a ser juzgadas. Con eso se ha de acabar. 


Las fantasías sexuales forman parte de la vida de las personas, sin embargo hay mujeres, sobre todo, que se pueden sentir culpables por tenerlas, ¿qué les aconsejarías para que se desprendan de ese sentimiento de culpabilidad?

Si esa culpabilidad es algo negativo, traumático, algo que perjudica a su vida íntima, tendrá que ser consultado con un profesional

 
En tu libro lo cuentas, pero quería que me comentaras brevemente, si es necesario compartir esas fantasías sexuales con la pareja, si se tiene, y cómo no sentirse culpable si al final éstas no se comparten.
Tenemos que estar muy seguras de que realmente queremos compartir con el otro la fantasía. Comunicar a tu José Antonio que para poder llegar al orgasmo tienes que pensar en Steven Seagal cada vez que practicáis  el coito, puede ser harto complicado de asimilar. Como bien dice la sexóloga Arantza Álvarez, en ocasiones el llevar a cabo una fantasía puede hacer que esta desaparezca, que pierda su fuerza. Se debe valorar. Pero sobre todo, hay que tener muy presente el papel de la pareja: dependiendo de la fantasía, ¿cómo reaccionará?, ¿supondrá una grieta en la relación? Esas son variantes que debemos tener en cuenta antes de pedirle que nos ate como a un redondo de ternera.




No hay comentarios :

Publicar un comentario