miércoles, 3 de julio de 2013

'La hilandera de Flandes', novela amena para las tardes de verano



Entrevista con la autora, Concepción Marín: "Escribo como me gusta leer"


La Hilandera de Flandes


La escritora Concepción Marín, oriunda de Barcelona, relata que ya desde muy pequeña sentía pasión por la literatura, no sólo por leerla sino también por contarla. Su incipiente imaginación la llevó a crear mundos paralelos primero por medio de relatos breves y después sumergiéndose en historias noveladas. Un taller literario la ayudó a aprender algo de técnica, y el fruto de tanto esfuerzo y dedicación se plasmó en la publicación de dos libros: Las sandalias del César (ahora disponible en Amazon) y Luna llena sobre Qurtuba (Ed. Guadalturia). Pero su última creación, La hilandera de Flandes (Ed.Temas de hoy), ha conseguido ver la luz en formato papel nada menos que de la mano de la editorial Planeta.
El éxito previo de esta novela alcanzado en formato ebook a través de la editorial Tagus, de La casa del libro, ha sido el elemento decisivo para su publicación en formato clásico.


La hilandera de Flandes versa sobre el éxodo forzoso que se vieron obligados a sufrir los judíos tras el edicto de expulsión promulgado por los Reyes Católicos en 1492. En Toledo, lugar donde se desarrolla parte de la narración, habían convivido tres culturas (cristiana, árabe y judía) durante mucho tiempo y esta decisión supuso un duro golpe para todos los judíos allí asentados. Unos cuantos optaron por la conversión y otros, la mayoría, escogieron aquellos destinos que consideraron más adecuados según sus circunstancias. Flandes fue uno de ellos, la otra región donde acontece parte de la novela.
Katrina, descendiente de uno de aquellos exiliados vivirá una auténtica aventura debido, entre otras cosas, a su sangre judía. Paralelamente experimentará un romance de alta alcurnia, ya que su amante será el mismísimo rey Carlos I de España y V de Alemania, y este amor la llevará a regresar a Sefarad (Toledo). Un viaje que también se verá obligada a hacer a consecuencia de una promesa.


La novela se lee rápido, es amena y aún siendo histórica no se hace pesada en ningún momento, al menos esa ha sido mi impresión al leerla. Para comentarla tuve el gusto de hablar con la propia autora y preguntarle cómo se logra una narración tan fluida con un trasfondo histórico.
“La verdad es que yo escribo como me gusta leer. El hueco que yo tengo para dedicarme a la lectura es después del trabajo y normalmente ese rato lo encuentro por la noche. En mi opinión, es cierto que siempre quieres leer un buen libro, pero hay días que lo que buscas simplemente es relajarte, que la novela que escoges esté bien y que entretenga. Eso mismo es lo que yo procuro al escribir. 


Tu novela ha estado accesible previamente en formato digital, ¿crees que es una buena plataforma para escritores noveles?
Sí, porque a través de este sistema el boca a boca funciona muy bien. Es una forma también de que te conozcan por ejemplo a través de blogs donde se hacen comentarios de las novelas. Algunos hasta han calificado la obra como novela histórica juvenil. La verdad es que resulta raro que les guste a los jóvenes porque normalmente la literatura histórica no es la más atrayente para este público, pero parece ser que muchos jóvenes la han leído.


Hay tres ingredientes clave en la obra: hechos históricos, amor y un misterio. Tal vez esto también haya influido para que les guste a los más jóvenes. ¿Crees que son los elementos principales para que una novela triunfe?
Sí, son tres ingredientes que yo creo que van muy bien. Mantener el interés para seguir leyendo, preguntarse qué pasará… Lo hago así porque creo que es la fórmula que mejor funciona.


¿Por qué escogiste como trasfondo la expulsión de los judíos en 1492?
Hace un tiempo estuve en Toledo y me encantó.  Era la ciudad idónea y más importante en aquel momento para los judíos. Flandes también me pareció otra opción interesante porque de toda la información que estuve buscando descubrí que muchos judíos marcharon al norte de África, a Argelia, Turquía, incluso algunos partieron a Orange, pero de todo esto ya había bastante literatura. El asunto de los Países Bajos era menos conocido, además la profesión de joyero de Ivri (el judío protagonista que se traslada a este país y que es abuelo de Katrina), encajaba bien con ese destino, ya que en esa parte estaba muy desarrollado todo lo relacionado con los diamantes, joyas…

En la historia describes también los sentimientos de Carlos I que con tan sólo seis años pierde a su padre Felipe el Hermoso y se queda prácticamente sin madre, Juana la Loca, que pierde la cordura tras morir su esposo. Relatas cómo va creciendo y sus inquietudes como futuro rey de un vasto impero, ¿cómo conseguiste ponerte en su situación?
Los sentimientos del príncipe me los imaginé tratando de ponerme en su lugar, porque es una parte de la historia de la que no he encontrado nada pese a haberme documentado ampliamente. Me pregunté  qué es lo que podía sentir ante el futuro que se le avecinaba y verse de pronto heredero de un gran reino y, sobre todo, de Castilla que estaba sumergida en guerras continuas, incluyendo además la oposición que había contra él al haberse educado fuera de España.



Otro de los aspectos que me ha llamado la atención es que las dos grandes amistades de Katrina, decisivas además en su vida, son mujeres ¿por qué has elegido al sexo femenino para destacar este valor?
En aquella época debía ser más difícil que un hombre y una mujer fueran amigos, por eso me he centrado más en las mujeres y las he puesto como las fuertes, ellas llevan el peso de todo. En general, en aquella época las mujeres tuvieron su importancia y muchas desempeñaron oficios que siempre se han relacionado con hombres, lo que pasa es que en su momento se vetó.  

Concepción Marín


Concepción Marín está ahora centrada en la promoción de La hilandera de Flandes, pero ya tiene otras muchas ideas que rondan su cabeza. Estaremos pendientes de sus próximas creaciones.





No hay comentarios :

Publicar un comentario