jueves, 1 de agosto de 2013

Beneficios de la lactancia materna




Con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna (SMLM 2013), he decidido hacer un resumen de las recomendaciones realizadas en este sentido por el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEPED). El documento completo se puede consultar en: "Recomedaciones sobre lactancia materna".

¿Por qué sí a la lactancia materna?
La lactancia materna es considerada el método de referencia para la alimentación y crianza del lactante y el niño pequeño.  La superioridad de la leche materna sobre cualquier otro alimento (leche de fórmula artificial) para la nutrición y desarrollo del bebé durante los primeros meses de vida está bien demostrada en numerosos estudios científicos.


¿Cuáles son sus beneficios?
Cubre las necesidades nutricionales para su adecuado crecimiento y desarrollo físico y desde el punto de vista emocional le asegura el establecimiento de un buen vínculo madre-hijo y una adecuada relación de apego seguro con su madre, ambos esenciales para un correcto desarrollo como persona independiente y segura.

¿Qué ventajas aporta respecto a las leches artificiales?
Está demostrado que existe un mayor riesgo de numerosos problemas de salud en los niños no alimentados con leche materna:

  • Mayores posibilidades de muerte súbita del lactante y de muerte durante el primer año de vida.
  • Más probabilidades de padecer infecciones gastrointestinales, respiratorias y urinarias.
  • A largo plazo los niños no amamantados muestran con más frecuencia dermatitis atópica, alergia, asma, enfermedad celíaca, enfermedad inflamatoria intestinal, obesidad, diabetes mellitus, esclerosis múltiple y cáncer.
  • Las niñas no amamantadas tienen mayor riesgo de cáncer de mama en la edad adulta.
  • En general, presentan peores resultados en los test de inteligencia y tienen un riesgo más elevado de padecer hiperactividad, ansiedad y depresión.
  • Por otro lado, en las madres aumenta el riesgo de padecer hemorragia postparto, fractura de columna y de cadera en la edad postmenopáusica, cáncer de ovario, cáncer de útero, artritis reumatoide, enfermedad cardiovascular, hipertensión, ansiedad y depresión.
¿Durante cuánto tiempo?
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Academia Americana de Pediatría (AAP), el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría recomienda la alimentación exclusiva al pecho durante los primeros 6 meses de vida del niño y continuar con el amamantamiento junto con otros alimentos que complementen la alimentación hasta los 2 años o más, mientras madre e hijo lo deseen.

La mujer que amamanta, ¿necesita una dieta especial?
No precisa dietas especiales. La mejor alimentación proviene de una dieta sana y variada, evitando aditivos y contaminantes.

¿Es necesario suplementarse con yodo?
En los países en los que no hay una yodación total de la cadena alimentaria, como España, para asegurar que la leche materna aporta las cantidades adecuadas de yodo al lactante, se aconseja a la madre que tome un suplemento de 200-300 mcg/día de yodo durante todo el embarazo y lactancia, además de cocinar sus alimentos con sal yodada y comer pescado. En muchos países de Latinoamérica, este suplemento no es preciso porque hay una adecuada yodación de la cadena alimentaria.

¿Qué papel juega el padre?
Aunque sólo la madre puede dar el pecho, la contribución del padre a un buen establecimiento de la lactancia y su continuación posterior es fundamental.
Para poder ayudar a la pareja es aconsejable que los dos tengan información sobre la lactancia y el comportamiento del recién nacido.

¿Y la familia?
El resto de la familia también tiene un papel importante de apoyo a los nuevos padres, mientras respete sus decisiones y su intimidad, y puede liberarlos de diversas tareas, no relacionadas con el bebé, pero necesarias, para que estos puedan disfrutar de más tiempo con él.








No hay comentarios :

Publicar un comentario