lunes, 16 de septiembre de 2013

Caída del pelo en otoño




En otoño los árboles caducos ven cómo sus hojas se desprenden dejando al descubierto sus ramas puntiagudas, y de forma similar a este fenómeno de la naturaleza las cabezas de los humanos tienden a experimentar una pérdida de lo que más llamativamente las cubre: el cabello.
Pero, ¿por qué? Pues parece ser que este hecho “se debe a que durante el verano, para proteger la cabeza, el pelo se engrosa y gana en densidad. Sin embargo, en otoño, al alejarse el sol de la tierra, el efecto beneficioso que tienen las ondas lumínicas desciende y el pelo pierde algo de calidad”, así lo cuenta a clavesdemujer.com, el doctor Juan Ruiz Alconero, director médico de Capilae y médico cirujano capilar.
La caída del cabello en estas fechas puede ser por lo tanto un fenómeno normal, sin embargo ¿cuándo ha de empezar a considerarse un problema?
“El pelo tiene una vida media en el cuero cabelludo de entre 3 y 6 años, por lo que experimenta un recambio constante. Se calcula que el cuero cabelludo pierde de manera normal entre 100 y 200 pelos al día. Por encima de esas cifras, es cuando estamos en un problema”, indica el doctor.
 
Si nos encontramos en esta situación, lo primero que hay que hacer es descartar causas primarias, una anemia o un hipotiroidismo, “ya que la raíz del problema no se encuentra en el pelo y los tratamientos normales serían ineficaces.” Y en estos casos de pérdida llamativa es cuando se recomienda no retrasar la visita la especialista.
Si la caída no es alarmante, esto es, nos hallamos ante una pérdida normal de pelo para lo que es el periodo otoñal, el doctor recomienda una serie de medidas que realmente resultan válidas para todo el año:
“Lo fundamental es una alimentación adecuada (estados carenciales hacen que el pelo se pierda a velocidades inusitadas), y una higiene del pelo correcta y frecuente. Igualmente que usamos cremas con la cara y el cuerpo, hay que emplear mascarillas para el cuero cabelludo y el pelo. Siempre productos de calidad, desde los champús, hasta los tintes o las mismas mascarillas.”
Respecto al mito de que lo mejor es cortarse el pelo porque así crece más fuerte, Ruiz insiste que realmente esto no sirve para nada, y “que no es lo mismo que sanear las puntas, ya que un pelo muy largo va sufriendo con el tiempo y hay que "podar" los extremos.”
En cuanto a los champús con efecto anticaída, el doctor asegura que “no suelen estar contrastados con estudios ni nada por el estilo.” En su opinión, “esos productos deben usarse por su finalidad de dejar limpio el pelo, con un buen aroma y con un buen aspecto.
A día de hoy –añade- sólo hay dos medicamentos reconocidos para evitar la caída del pelo, el minoxidil para las mujeres, que es tópico, y el finasteride y el anterior, para hombres.”
El experto asegura que cada vez hay más preocupación por el diagnóstico y el tratamiento de la caída del cabello, aunque en general no hay un número total de casos mucho mayor: “Es un problema cada vez más extendido. También es verdad que el ritmo de vida de los países desarrollados es muy extenuante, y eso hace mella en nuestras zonas más frágiles, como el pelo, y cada vez se busca una solución cuando antes probablemente sería sólo resignación.”



No hay comentarios :

Publicar un comentario