viernes, 6 de septiembre de 2013

Ofertas de medicina estética

Día Internacional de la Medicina Estética (6 de septiembre)




Todos sabemos que la demanda de tratamientos estéticos y médico-estéticos está cada vez más en auge. Este hecho unido a la situación económica actual ha propiciado la proliferación de ofertas en Internet a través de portales que a la par que ofrecen descuentos para quitar las arrugas o acabar con las varices, permiten comprar una jornada de piragüismo en el valle fluvial de la comunidad de turno, una ruta a caballo y comida con chuletón, certificados de eficiencia energética, recarga del aire acondicionado del coche, y un sinfín de servicios y productos, a precios supuestamente de “ganga”. 
Pero, ¿qué hay realmente detrás de todo esto? Lo analizamos a continuación.
Los chollos referidos a servicios, viajes, experiencias, espectáculos…, en un principio pueden ser perfectamente válidos ya que no atañen a la salud de las personas, pero la medicina estética es una especialidad médica, y en este caso la salud si está en juego. “La medicina estética es medicina y como tal tiene contraindicaciones. En salud las gangas pueden ocasionar problemas”, explica a clavesdemujer.com la doctora Emilce Insua, Jefa de servicio del departamento de Medicina Estética de la Clínica Barragán.
La especialista alerta especialmente sobre los tratamientos médico-estéticos, esto es, procedimientos antienvejecimiento con toxina botulínica, mesoterapias o tratamientos de varices, es decir, aquellos que requieren de un médico para su realización.
La medicina estética es más compleja de lo que la mayoría de la gente se piensa y requiere de un diagnóstico previo que en cualquier clínica estética se ofrece de forma gratuita. Por eso, comprar una oferta de mesoterapia facial o esclerosis de varices no tiene sentido si previamente no se consulta antes con el médico porque al llegar a la consulta podemos encontrarnos con que el profesional que nos atiende nos indique que esa opción no es la más adecuada en nuestro caso.
Por su parte, la doctora Paloma Tejero, directora médico de Mediestetic, añade que con unos precios tan bajos en medicina-estética no se pueden cumplir con los estándares de calidad y duda de que si quiera se cubran costes porque en los descuentos de intermediarios los beneficios se dividen entre estos y la clínica, y ésta no percibe precisamente el porcentaje más elevado. Es más, Insua matiza que las condiciones suelen ser abusivas.



Análisis de portales de descuento


Indagando en algunas de estas webs y sus increíbles ofertas de tratamientos médico-estéticos he encontrado elementos que corroboran las declaraciones de las expertas realizadas a clavesdemujer.com.
Una forma de desconfiar de estos chollos es comparando precios con y sin descuentos. Me llamó la atención, por ejemplo, una oferta que se ofrecía en uno de estos portales bajo el sugerente título de: “Facial 10 en 1 con mesoterapias…, por 39€ (precio normal 310€)”. Incluía diez pasos: mesoterapia con ácido hialurónico, con vitaminas, DMAE (dimenthylaminoethanol, un antioxidante natural), con silicio…
Si buscas el precio de una mesoterapia facial que suele incluir infiltración de vitaminas con ácido hialurónico, sólo una sesión, cuesta entre 150 ó 190 €. Entonces, me pregunto: ¿cómo es posible que este tratamiento que incluye tal cantidad de opciones apenas suponga un desembolso de 40€?, ¿qué beneficio obtiene la clínica si además de este cantidad sólo se queda, como ocurre en algunos acuerdos, con el 50%?
Otro caso: “Toxina botulínica, una zona a elegir 79€, dos 135€, etc.”
Este tratamiento supone un desembolso, generalmente, por encima de los 290€ por sesión (sin especificar cuantas zonas). Sin embargo, en este caso hay que añadir una matización y es que la toxina botulínica aplicada facialmente se suele combinar con rellenos, mesoterapia, PRGF (Plasma Rico en Factores de Crecimiento), radiofrecuencia e IPL (Luz Intensa Pulsada), entre otros. Lo más probable, por tanto, es que en la clínica nos indiquen que para obtener un resultado adecuado hay que recurrir a combinaciones con otras opciones y finalmente el precio puede verse modificado.
En la mayoría de  estas páginas se especifica que si se tiene dudas acerca del tratamiento se consulte al centro. Si éste es serio y funciona correctamente probablemente recomiende al interesado acudir a la consulta para que le vea el médico y le haga un diagnóstico, pero el problema es que en este tipo de páginas las ofertas tienen un tiempo limitado. En algunas, hasta aparece un reloj que va restando el tiempo que queda, y otras presionan con agresivos ¡Compra ya! En definitiva, interjecciones y mensajes que se sustentan en métodos que impiden reflexionar y decidir con calma si es eso lo que realmente queremos comprar y, por tanto, orientados a compradores compulsivos.
Si al final te decides por disfrutar de uno de estos servicios, te aconsejo que mires bien las condiciones y cómo se debe proceder en el caso de devolución. En la mayoría, el cupón sin usar se puede devolver en siete días hábiles, aunque el proceso puede ser lento porque en ocasiones se tiene que hacer por escrito. Para más inri, los teléfonos de información son 902.
En la adquisición de cupones descuento de tratamientos médico-estético, estos factores han de estar muy presentes porque, insisto, en la consulta el médico puede ofrecer un diagnóstico que no se ajusta a lo que se ha comprado previamente. 


Postura de la Seme


Petra Vega, presidenta de la Sociedad Española de Medicina Estética (Seme), ha declarado a clavesdemujer.com, que actualmente este tema es uno de los que más preocupa a la Seme. “Llevamos más de un año realizando acciones al respecto”, asegura.
Destaca que se ha advertido a los socios, tanto a través de un comunicado como de la página web de la sociedad científica, resaltando “la inconveniencia de realizar este tipo de publicidad que vulnera desde luego la ética y en algunos casos incluso la legalidad sobre publicidad médica.” También se les ha aconsejado informar de situaciones de este tipo, en el caso de detectarlas, y muchos han retirado la publicidad.
El mes de abril de este año, realizaron una campaña más amplia con el objetivo de que toda la profesión médica mediante sus representantes oficiales, es decir, la Organización Médica Colegial (OMC), se posicionara públicamente ante las administraciones y el público en general, advirtiendo del riesgo que para la seguridad del paciente puede tener esta publicidad, además de vulnerar la deontología médica aunque pueda enmarcarse dentro de la legalidad. 
“La propuesta ha sido muy bien acogida, muchos de los colegios ya han respondido que lo están estudiando y algunos están reuniendo a sus comités deontológicos y estudiando los casos concretos a fin de tomar medidas individuales contra las publicidades que no se ajusten a los cánones establecidos”, aclara Vega.
La portavoz de la Seme, comenta también que se han puesto en contacto con las empresas publicitarias que están vendiendo dichos servicios. “En algunos casos, hemos tenido una repuesta favorable. Determinadas empresas se han mostrado dispuestas a colaborar, especialmente en lo que se refiere a revisar las publicidades para que se ajusten a la deontología médica, solicitándonos asesoría al respecto. De otras, no hemos tenido ninguna respuesta.”






No hay comentarios :

Publicar un comentario