lunes, 7 de octubre de 2013

Relajar los pies cansados




Sobre ellos nos sustentamos y nos permiten desplazarnos de un lugar a otro permitiendo que alcancemos nuestro destino, pero ¿los cuidamos lo suficiente?
Muchas veces llegamos a casa y el dolor que sentimos en los pies es insoportable probablemente originado por el uso de calzado inadecuado, ¿cómo aliviar entonces ese dolor tan molesto?

Aquí tienes unas claves.
Un masaje en la zona es una alternativa eficaz, pero antes lo ideal es relajar los pies en un recipiente con agua tibia. Tras dejarlos en reposo un rato, a continuación hay que secarlos bien y proceder a realizar el masaje. Éste se debe centrar en las articulaciones de los dedos y del tobillo durante unos tres minutos. Si aplicamos crema específica para pies o algún aceite hidratante, el beneficio será mayor. 
La hidroterapia casera es también una buena alternativa. La experta Ana Fernández Magdalena, propone en su libro Vivir sano, vivir mejor (Ed. Tikal), llenar la bañera o en su defecto un recipiente lo más grande posible, de agua fría. El ejercicio consiste en caminar dentro del espacio escogido subiendo y bajando los pies, sin salpicar. Cuanto más se chapotee más se vitalizan los pies y por ende el organismo. 
Ejercicios. Unos ligeros y sencillo movimientos ayudan también a relajar los pies:
  • Estirar los pies y colocarlos en punta, después rotarlos circularmente hacia un lado y otro alternativamente. Este ejercicio se puede hacer tumbado con las piernas estiradas y pegadas al suelo o elevándolas ligeramente y de forma alternativa. Si se prefiere también se puede hacer sentado sobre el suelo con la espalda apoyada a la pared.
  • Rodar una pelota con la planta de los pies también ejerce un efecto sedante sobre los mismos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario