miércoles, 2 de julio de 2014

¿Qué hacer si tengo Reflujo Gastroesofágico?

reflujo gastroesofágico cómo tratarlo




La Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) asegura que alrededor del 40% de la población sufrirá un episodio de reflujo gastroesofágico en su vida. El reflujo gastroesofágico es el ascenso del contenido gástrico al esófago. “El reflujo es algo normal que sucede varias veces al día en personas sanas. Cuando ese reflujo ocasiona síntomas como ardor o acidez (pirosis), regurgitaciones del contenido del estómago u otras complicaciones, y los episodios se repiten al menos dos veces a la semana, es cuando se cataloga como enfermedad por reflujo gastroesofágico”, explica el doctor Manuel Rodríguez-Téllez, especialista del aparato digestivo y experto de la SEPD.

La prevalencia del reflujo gastroesofágico en la población española es del 16%, cifra similar a los países de nuestro entorno.

Las causas principales del reflujo gastroesofágico son que el esfínter esofágico inferior se relaja más veces de lo normal de forma espontánea, o que la válvula está débil y cede ante cualquier presión, o debido a una alteración anatómica como una hernia de hiato.

Para saber más sobre este trastorno hemos entrevistado al doctor Cecilio Santander, especialista del Aparato Digestivo y experto de la SEPD.


¿Hay una causa específica que ocasione el reflujo gastroesofágico?
Habitualmente el reflujo se debe a alteraciones de la barrera esófago-gástrica, a nivel del esfínter esofágico inferior,  permitiendo el paso del contenido del estómago al esófago, que a su vez provoca síntomas molestos o lesiones en el esófago.
En otras ocasiones se debe a trastornos específicos como son la gestación, el consumo de determinados fármacos, etc.

La hernia de hiato ocasiona también reflujo, ¿es este trastorno el más común asociado al reflujo?
La hernia de hiato por deslizamiento aparece en una frecuencia muy variable, entre el 2,2 y 49% de la población general adulta, y aumenta con la edad de las personas. Las hernias de hiato facilitan el reflujo gastroesofágico, y más cuanto más grandes son. Sin embargo, no siempre provocan síntomas.

¿Es necesario realizar alguna dieta específica cuando se tiene reflujo? ¿Algún alimento que no se debería tomar?
Se recomienda reducir o controlar la obesidad y/o el sobrepeso, y evitar aquellos alimentos que pueden precipitar episodios de reflujo, como las comidas grasas, picantes, cafeína, chocolate y bebidas carbonatadas. Es conveniente realizar comidas de pequeña cantidad, repartidas en 4-5 tomas diariamente, para evitar comidas muy copiosas.

 ¿Tiene solución? ¿Durante cuánto tiempo se ha de seguir el tratamiento  para obtener resultados?
La enfermedad por reflujo gastroesofágico es una enfermedad crónica y recurrente, por lo que la historia natural de la enfermedad se caracteriza por episodios de síntomas alternando de forma irregular con periodos sin síntomas, pero las recaídas a largo plazo son frecuentes.

El tratamiento farmacológico más común es con fármacos inhibidores de bomba de protones (IBP), que suprimen la secreción ácida gástrica. Los IBP comercializados en España son omeprazol, lansoprazol, pantoprazol, rabeprazol y esomeprazol, y se recomiendan, en general, durante periodos de 4 a 8 semanas.

El médico, teniendo en cuenta todas las características de la enfermedad en cada paciente individual, podrá recomendar pautas ajustadas a cada caso.

¿Qué ocurre si se corta el tratamiento y no se sigue con la posología indicada?
Si el tratamiento se interrumpe o se reducen las dosis necesarias para mantener al paciente asintomático, puede provocar la aparición de complicaciones a largo plazo de la enfermedad por reflujo gastroesofágico, como son las estenosis, hemorragias y la aparición de lesiones preneoplásicas como la metaplasia de Barrett, con capacidad de transformación maligna.

¿Hay datos de si el reflujo es más común en hombres o en mujeres?
La enfermedad por reflujo gastroesofágico tiene una prevalencia similar en hombres y mujeres, pero las complicaciones como la esofagitis y la metaplasia de Barrett son más frecuentes en hombres que en mujeres.

Artículos de interés relacionados

 


No hay comentarios :

Publicar un comentario