miércoles, 10 de diciembre de 2014

Sin valores, no hay objetivos alcanzables

diana de objetivos


Alcanzar un objetivo es a veces una tarea que resulta complicada si no tenemos claros ciertos aspectos. Si eres de las personas que lo intentas una y otra vez y nunca consigues los hitos que te propones, te invitamos a que hagas una reflexión. Piensa cuáles son los valores (principios que guían nuestro comportamiento) que tienes, tal vez el fallo está en este pequeño detalle. Es posible que no los tengas bien definidos o que nos sepas unificarlos para conseguir tus fines.

Se dice que en la sociedad actual hay una crisis de valores, lo que en definitiva viene a significar que realmente existe "una ausencia de valores, es decir, una carencia de principios que guían nuestro comportamiento", nos explica Mónica Loureiro Dios, coach personal, ejecutivo y de equipos de OnCoach.

En opinión de esta coach los valores actuales han cambiado y hoy día se promueve el individualismo, el materialismo y el hedonismo. Lo más importante es tener o el hacer, que el  ser. "De este modo las relaciones interpersonales se vuelven superficiales, carecen de compromiso y predomina el “Todo Vale”, “Nada importa excepto yo”. Se produce así, una escenificación de una felicidad ficticia a través del hedonismo, el puro disfrute por el puro disfrute, sin otro tipo de pretensión."

Las nuevas formas de comunicación digital, las redes sociales principalmente, están contribuyendo a la creación de esta sociedad, al propiciar comunicaciones superficiales y simplistas. "Con ellas el compromiso  se vuelve frágil, ya que al estar en permanente conexión se adquieren o se rompen con un simple mensaje, ya no es necesario “dar la cara”, ni explicar o justificar. Valores como la lealtad, el respeto o tener palabra, se pierden detrás de las nuevas formas de comunicarse. Las amistades se basan más en el interés que en la lealtad."

Los nuevos valores nos están convirtiendo en una sociedad vulgarizada, conformista y fácil de manipular, en opinión de Loureiro Y, ¿cuál es la consecuencia? Pues que "al final muchas personas se encuentran insatisfechas con su vida pese a que tienen todas las necesidades materiales y de seguridad cubiertas, pero son infelices al no llegar a cubrir necesidades más elevadas, como la afectividad, la amistad  desinteresada, la cooperación y la congruencia entre su hacer, tener y ser."

¿Qué tiene todo esto que ver con conseguir objetivos? Esto que a priori parece no tener nada que ver con los logros que nos planteamos en la vida, tiene más relación de lo que pensamos. Tener claros los valores básicos que deben regir nuestra vida es "el punto de partida para saber qué es lo que queremos y dirigirnos a conseguirlo. Si no lo tenemos claro o tenemos dudas estaremos dispersos y nuestras acciones no estarán alineadas con nuestros valores. Viviremos en la superficialidad."

El postureo digital
De todo este mundo superficial habla Paula Sancho en su libro #Postureo, donde cuenta cómo ésta es una actitud "cuya norma básica es aparentar". La etiqueta #postureo se usa 1.500 veces a la semana en Twitter, teniendo una visibilida que supera los 650.000 lectores a la semana. 
El libro recoge los "postureos" típicos de la sociedad digital y por ende de la sociedad actual. 
Pero, ¿qué es postureo? Estos son algunos de los ejemplos que cita la autora:
Publicar "running time" desde el sofá. 
Quedarte mirando un cuadro con cara de concentración como si entendieras algo de arte.  
Foto de perfil junto a tus sobrinos pequeños para hacerte el tierno y " a ver si pillas".
Comprarse el pintalabios rojo Russian Red de Mac y el resto del maquillaje de Deliplus.

La obra se acompaña de ilustraciones en blanco y negro de Elena Éper.

#postureo


No hay comentarios :

Publicar un comentario