miércoles, 26 de agosto de 2015

Cómo volver a la rutina con normalidad



Es uno de los temas estrella de finales de agosto y principios de septiembre, cómo volver a la rutina con normalidad, sin deprimirnos y, muy importante, sin estresarnos. Aunque más o menos todos sabemos que la opción para evitar una vuelta de vacaciones dura es adoptar una actitud positiva no está de más recordar qué podemos hacer para ser más felices en uno de los momentos menos deseados del año. 

La vuelta a la rutina hay que tomársela con calma




Ahora, tal y como está la situación económica y la cuestión laboral, disponer de un trabajo es un bien que hay que agradecer. De modo que si la vuelta te resulta poco atractiva por este motivo, recuerda que hay mucha gente que actualmente carece de trabajo y estar en paro no es una situación agradable para nadie. Si te cuesta volver porque no estás a gusto con la labor que desempeñas, septiembre suele ser un buen mes para la búsqueda de empleo pues algunas empresas se renuevan tras las vacaciones y buscan candidatos.

Para volver a la rutina con normalidad hay que tomarse las cosas con calma, o al menos así lo aseguran los expertos. Si nos hemos ido de viaje lo ideal no es regresar un día antes del retorno a la cotidianidad, es mejor tomarse unos días para irse aclimatando poco a poco a la nueva situación.  

Lo mejor es empezar con tareas sencillas que no requieran un trabajo muy intenso, ya que si hemos desconectado de verdad probablemente nos costará retomar el ritmo habitual. 

Si tienes que afrontar la vuelta al cole lo más importante es seguir un orden y ver con tus hijos qué material les hace falta. Y en cuanto a la ropa mira los armarios y apunta todo lo que crees que van a necesitar para la temporada otoño-invierno. En esta época los comercios suelen lanzar ofertas, aunque compara bien los precios pues te puedes ahorrar una buena cantidad.



Procura no estresarte, si tienes un orden todo tiene que transcurrir bien y la vuelta a la rutina será normal, tranquila y sin contratiempos. Piensa que agosto es un mes de escasa actividad laboral y la mayoría de las personas se encuentran en la misma tesitura que tú. Así que ya sabes, ¡a disfrutar de la vida!
 

No hay comentarios :

Publicar un comentario