viernes, 31 de octubre de 2014

Planificarse bien sin esfuerzo

¿Quién no se queja hoy en día de que no tiene tiempo? No tengo tiempo para nada, o no me da tiempo a hacer esto o a hacer aquello. Sin embargo, si nos paramos a reflexionar, ¿es realmente el tiempo lo que nos falta o es que no sabemos organizarnos bien




El tiempo siempre es el mismo, aunque las tareas que tenemos que hacer a lo largo del día suelen variar, así como nuestra forma de planificarnos. ¿Cómo es posible que una persona desempeñe muchas tareas a lo largo del día y otra sea incapaz de terminar ni una? 

Es cierto que todo depende de lo que queramos realizar a lo largo de la jornada, pero es posible que aún teniendo el mismo volumen de actividades una persona las llegue a hacer todas y otra no. El truco está, por tanto, en mantener un orden y en saber planificarse
Para conseguir este objetivo, dicen los expertos, que el orden es fundamental, porque al fin y al cabo, la planificación no es si no ordenar lo que vamos a hacer a lo largo del día y además de forma coherente. 
Lo más sencillo es coger un boli y un papel y escribir con tranquilidad qué tareas vamos a hacer durante el día y el orden que en el que las vamos a ejecutar. Durante este ejercicio debemos reflexionar cuánto tiempo nos supone cada cosa. Tal vez hay asuntos a los que dedicamos demasiados minutos y no sea necesario. El orden deberás establecerlo tu según tus prioridades y urgencias.

Hay personas que estipulan un tiempo para cada actividad, pero si esto te agobia no es necesario ser tan estricto.


Si te salen imprevistos de urgencia, no importa, solvéntalos y adapta tu agenda a la nueva situación. Lo importante es no estresarse, tampoco hay que obsesionarse con la planificación.  

A algunas personas lo de anotar en un folio qué van a hacer les resulta demasiado tedioso. En caso de ser así, puedes intentar hacer una planificación mental, pero no es recomendable, porque probablemente se te olvide alguna cosa. No está de más tener un recordatorio, puedes recurrir también a tu móvil o la tablet. 

Muchas veces nos distraemos con nimiedades y eso nos impide avanzar, por eso es importante saber hasta dónde puede llegar cada uno. Por otro lado, tener tiempo para no hacer nada es una opción que debes considerar. A veces, sentarse en el sofá de casa y cerrar los ojos es más necesario que estar todo el día fuera del hogar. 

Tantas actividades nos desubican, nos impiden reflexionar, conocernos más a nosotros mismos. Es necesario saber parar y disfrutar de placeres tan conocidos, pero no por ello menos valiosos o placenteros, como leer un libro, o conversar tranquilamente con tu pareja mientras paseas.Cada uno debe encontrar lo que le hacer sentirse mejor y tratar de hacerlo porque realmente lo desea, no por apariencias. Sólo así se disfruta de la vida, al igual que si nos sabemos planificar bien.


No hay comentarios :

Publicar un comentario