lunes, 5 de enero de 2015

Consejos para gestionar garantías de electrodomésticos

Ahora que estamos en pleno periodo de compras he creído conveniente recordar algunos aspectos relativos a las garantías de electrodomésticos en los que normalmete no pensamos hasta que nos vemos envueltos en algún problema. 

Así, si te compras un electrodoméstico (móviles, tablets, ordenadores, lavadoras, neveras, etc.), has de saber que la garantía te cubre el producto durante dos años, ahora bien ¿a quién debes acudir si se estropea durante ese periodo: al vendedor o al fabricante?



consejos garantías electrodomésticos



Según me he podido asesorar la ley establece que debes acudir al comerciante, es decir, a la tienda donde compraste el producto, pero normalmente éste llega a un acuerdo con el fabricante de modo que el vendedor se hace cargo de la garantía sólo durante un periodo que suele ser de 15 días, un mes o en algunos casos hasta dos meses desde la fecha de compra, sin embargo una vez pasado ese plazo la garantía se tiene que tramitar directamente con el fabricante.  Por lo tanto, es importante que preguntes este asunto en la tienda donde adquieras el electrodoméstico para saber a dónde dirigirte una vez se cumpla el periodo estipulado.

Otro punto que debes tener en cuenta es que si el fabricante se encuentra fuera de tu localidad y tienes problemas con el aparato dentro del periodo de la garantía, es posible que para repararlo te indiquen que debes hacerte cargo tú mismo de los gastos de envío. Estos se te abonarán posteriormente sólo si efectivamente se demuestra que la avería del electrodoméstico se debe a un defecto de fabricación. Es cierto que no te pueden obligar a pagar los gastos de envío, pero sí negarse a hacer la reparación si no los asumes en un principio. Esta situación me pasó a mi recientemente con un producto de Kaos Video Games, cuya sede española se encuentra en Vizcaya. Sólo arreglan el electrodoméstico si el envío corre de mi cuenta previamente, y evidentemente no se hacen cargo de posibles daños durante el transporte. 


Además, si hay disconformidad con el dictamen de la avería, es decir, si los técnicos de  la casa dictaminan que el fallo se debe a un mal uso del dueño, la única forma de rebatirlo es acudiendo a un perito que presente un informe contrario. Recurrir a esta opción evidentemente conlleva un coste, de modo que al final resulta casi más rentable comprarse un aparato nuevo. La conclusión de todo este cúmulo de despropósitos es que el consumidor una vez más se encuentra desamparado, y está claro que aún queda mucho camino por recorrer en cuanto a los derechos del consumidor se refiere. 

Para cualquier reclamación es importantísimo conservar el ticket de compra. No obstante, si no lo tenemos a veces es posible pedir un duplicado. Esto es viable si por ejemplo la compra del producto se efectuó con la tarjeta bancaria del establecimiento. 

Si estás descontento con el trato, te recuerdo que siempre puedes poner una hoja de reclamaciones. Y ante cualquier duda puedes asesorarte en las distintas organizaciones de consumidores que hay actualmente, aunque generalmente debes asociarte primero, pagando para ello una cuota que suele ser mensual.

Las compras por Internet siguen unas directrices específicas que también debes leer con atención antes de clicar sobre el botón "aceptar" o "comprar.

La moraleja final, por tanto, es que tengas en cuenta todos estos aspectos y que sobre todo te asesores de cómo suele gestionar la garantía la marca del electrodoméstico en cuestión. Tal vez sea más recomendable recurrir a un marca conocida de la que sepas que va a responder correctamente ante cualquier problema, que a una desconocida pero más barata que entre otras cosas te pida pagar por adelantado una serie de gastos. Tú decides,piensátelo dos veces antes de comprar.



No hay comentarios :

Publicar un comentario