lunes, 23 de febrero de 2015

¿Quieres saber si tendrás manchas en la piel en un futuro?



Aunque suene a ciencia ficción poder diagnosticar ciertas cuestiones estéticas como si tendremos manchas en la piel en un futuro podría ser una realidad en cuestión de 10 años. Según expertos en medicina estética reunidos en estos días en el 30 Congreso Nacional de Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), lo ideal es que en los próximo años las clínicas de medicina estética incluyan estudios genéticos de sus pacientes. ¿Por qué? La respuesta es muy sencilla porque los test genéticos "permiten diagnosticar con mayor seguridad y con más eficacia qué tratamiento le va a venir mejor al paciente al prevenir posibles problemas futuros como, por ejemplo, que tenga alterado el gen de la elastina”, según afirmó la doctora Sofía Ruiz del Cueto, que impartió la ponencia “Genética y Medicina Estética” en el marco del Congreso.

¿Una piel perfecta gracias a los test genéticos?


La genética aplicada a la estética puede ayudar a saber si una persona tendrá manchas en la piel en un futuro y, por tanto, poderlas prevenir por medio de la luz pulsada u otras técnicas, y de este modo, se podrá ser más precisos en los tratamientos estéticos. Según la doctora Del Cueto, las pruebas genéticas contribuirán a determinar aspectos tan concretos como el hecho de si la Luz Pulsada Intensa (IPL) modula ciertos genes o si el ácido hialurónico frena los destructores de colágeno al actuar sobre genes determinados.

Actualmente, donde hay mayores avances en este sentido es en la nutrición, de hecho la nutrigenómica o la alimentación personalizada a través de los genes, es un método que ya emplean algunos expertos en medicina estética. Pero, ¿cuál es el sentido de la nutrigenómica? A esta pregunta responde muy bien Concha Obregón, miembro del Comité Organizador el 30 Congreso Nacional de Medicina Estética: "Cada individuo responde de manera diferenciada a la alimentación, según sus características genéticas (nutrigenética) y también, más allá de la genética (epi-genética), según la huella que nos han ido dejando diversos factores (alimentación, emociones, estrés...) a lo largo de nuestra vida”.

Otro de los expertos presente en este encuentro científico, el doctor Andreu Palou, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad de las Islas Baleares (UIB) , matizó que la nutrigenómica está uniéndose a nuevos conocimientos de la fisiología, biología molecular y nutrición, especialmente los relacionados con el metabolismo humano,  como por ejemplo el descubrimiento de la secuenciación del genoma humano en 2001, y el desarrollo de las nuevas tecnologías ómicas (transcriptómica, proteómica, metabolómica), que permiten un nuevo nivel cualitativo de información, es decir, la obtención de miles de datos en una simple muestra biológica, sobre los sistemas biológicos.

En fin, con los años iremos viendo la evolución de la medicina estética y la efectividad de la genética en sus tratamientos. Es sólo cuestión de timepo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario