viernes, 29 de abril de 2016

¿Qué beneficios tiene bailar para la salud del cerebro?




Bailar forma parte de la naturaleza humana, el hombre lo lleva haciendo desde tiempos inmemoriales y es un rasgo propio que nos diferencia de otras especies. El 29 de abril se conmemora el Día Internacional de la Danza, y desde la Sociedad Española de Neurología (SEN) nos hablan de los beneficios neurológicos de algo que casi todos hemos hecho alguna vez, mal que bien: bailar.



El doctor Pablo Irimia, Vocal de la SEN, explica que desde un punto de vista neurológico la danza , es un proceso complejo en el que se activan circuitos neuronales motores y sensoriales a la vez que la música estimula los centros de recompensa del cerebro- Mientras unas áreas del  cerebro se hacen cargo de la orientación corporal, lo que nos permite movernos en el espacio y en la dirección adecuada, otras partes de la materia gris hacen que podamos sincronizar nuestros movimientos con la música

Bailar es bueno para el cerebro






¿Cuáles son las partes del cerebro implicadas en este proceso?



En el lóbulo frontal se produce la planificación del movimiento

La corteza premotora y el área motora suplementaria se encargan de nuestra posición espacial y de permitirnos recordar acciones anteriores
La corteza motora primaria envía instrucciones a los músculos
El cerebelo y los ganglios basales nos mantienen en equilibrio y permiten la sincronización del movimiento.  



Al movernos se ponen en funcionamiento diversos sistemas del organismo, sobre todo, del sistema nervioso que, entre otras cosas, es responsable de los procesos necesarios de producir el movimiento.



Como hemos visto al bailar, que al fin y al cabo es una forma de hacer ejercicio, estimulamos diferentes áreas del cerebro. Algunos estudios han demostrado que el efecto del baile en el paciente neurológico tiene un doble beneficio: Por un lado el efecto positivo que tiene la  práctica de ejercicio físico, como en cualquier persona sana, y por otro estimular las áreas del cerebro que facilitan el equilibrio y la coordinación del movimiento”, indica el doctor Irimia.



El ejercicio físico que se realiza al bailar podría contribuir a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como hipertensión, diabetes, depresión, obesidad y ayudaría a reducir el estrés. De este modo, según la SEN, el baile podría disminuir el riesgo de diferentes enfermedades neurológicas como el ictus o la demencia tanto de tipo Alzheimer como demencia vascular.



Además, puesto que las alteraciones motoras son uno de los síntomas más importantes y que más afectan a la calidad de vida en muchas de las enfermedades neurológicas, algunos expertos sostienen que la danza puede ayudar en la rehabilitación de patologías como la enfermedad de Parkinson en fases iniciales, y reducir el riesgo de caídas en las personas mayores.



Y después de leer los beneficios para el cerebro y para la salud en general de bailar, ¿te animas a ponerte música y a echar un baile?

No hay comentarios :

Publicar un comentario