Frase para recordar

"Sólo pierde quien deja de intentar"

martes, 1 de octubre de 2019

Claves para cuidar el cerebro: dieta, ejercicio y vida social


Al cerebro no hay que descuidarle. Eso está claro. Durante todos estos días (del 30 de septiembre al 4 de octubre), los expertos nos lo van a recordar porque es la Semana del Cerebro, que además impulsa la Sociedad Española de Neurología (SEN). Si lo mantenemos sano ayudaremos a nuestro cuerpo a que también esté bien y a la par podremos prevenir las enfermedades neurológicas. 



Claves para un cerebro sano




Las principales claves para cuidar el cerebro son:

  • Dieta equilibrada.
  • Mantenerse activo física e intelectualmente.
  • Participar en actividades sociales. 


El órgano más importante 

 

Cerebro sano y dieta
El cerebro es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, pero para que funcione correctamente es necesario cuidarlo. Además, a diferencia de otros órganos cuando tienen problemas, nuestro cerebro no duele, por lo es que es muy común que se nos olvide el importante papel que tiene en nuestra salud en general, que no dediquemos suficiente tiempo a fomentar su correcto estado de forma o que los primeros síntomas de las enfermedades neurológicas pasen desapercibidos tanto para los pacientes como los familiares”, comenta el Dr. Juan Carlos Portilla, Vocal de la Sociedad Española de Neurología.

“Por el contrario, hacer ejercicio físico de manera regular, evitar el sedentarismo, mantenerse activo intelectualmente y controlar los factores de riesgo vascular (como la tensión arterial y/o la diabetes) han demostrado beneficio para el cerebro a todas las edades, incluso en pacientes que ya padecen una enfermedad neurológica”. 

  

Principales recomendaciones para mantener un cerebro sano


  • Estar activo intelectualmenterealizando actividades que estimulen la actividad cerebral como: leer, escribir, bailar, escuchar música, participar en juegos de mesa, realizar actividades manuales, acudir a eventos cultuales, resolver crucigramas, aprender un nuevo idioma, viajar, conversar…
  • Hay que intentar mantener vivas las relaciones sociales y afectivas evitando la incomunicación, el aislamiento social. También participando en actividades de grupo, colaborando con la sociedad, etc.
  • Evitar el estrés y tener una actitud positiva frente a la vida. Reírse de uno mismo, aprender a relativiza… Son algunas de las cosas que deberíamos aprender para huir de esta epidemia del siglo XXI.
  • Efectuar ejercicio físico que puede ser moderado o intenso, según nuestras capacidades o gustos, pero siempre de forma regular y huir del sedentarismo. Podemos dedicarnos a un deporte o realizar uno o dos paseos diarios de al menos 30 minutos. 

Estar activo para cuidar el cerebro

  • Mantener una dieta equilibrada, para no caer en el sobrepeso. La dieta mediterránea tradicional es la ideal para el cerebro, porque es baja en azúcares refinados y en grasas saturadas, pero rica en verduras, frutas y pescados. Tampoco se recomienda abusar de la sal.
  • Dejar al margen el consumo de tóxicos como alcohol, tabaco y drogas.
  • Dormir bien y con una duración adecuada. En adultos se recomienda dedicar entre 7 y 9 horas diarias.
  • Estar al tanto de factores de riesgo vascular, como la tensión arterial, la diabetes o la hiperglucemia. La hipertensión es el principal factor de riesgo de enfermedades cerebrovasculares como el ictus, pero también para otras muchas enfermedades neurológicas.
  • Proteger el cerebro contra posibles agresiones físicas del exterior usando el casco o el cinturón de seguridad. Debes prevenir las consecuencias de los accidentes, especialmente los laborales y los de tráfico.

No hay comentarios :

Publicar un comentario