lunes, 8 de abril de 2013

Asma y obesidad en niños

La Sociedad Española de Neumología Pedátrica (SENP) ha lanzado el mensaje recordatorio de que la conexión entre obesidad y asma en los niños resulta una evidencia probada. Y no sólo lo aseguran expertos españoles. Es una evidencia ya demostrada en un estudio llevado a cabo por el grupo ISAAC (Internacional Study of Asthma and Allergies in Childhood).

Los datos que existen en la actualidad, en España y en otros países, sugieren que el aumento del peso corporal y el asma se desarrollan en paralelo, sobre todo en la pubertad, períodos de rápido crecimiento y maduración. Al mismo tiempo se ha comprobado  que con la pérdida significativa de peso, el control del asma mejora  significativamente en los individuos asmáticos.

Por todo ello, desde la SENP aconsejan vigilar el sobrepeso de los pequeños y animan a seguir una dieta mediterránea, parangón perfecto de alimentación sana y equilibrada. La clave consiste en que desde la infancia se les haga ver que una buena alimentación es sinónimo de salud, y desvincular los alimentos con el tópico de si engordan o no. Así lo considera, el doctor Sánchez-Solís, miembro de la SENP: “Tnemos que lograr que nuestra población infantil encuentre en los alimentos un aliado a su salud y bienestar y no esté asociado a un temor o un riesgo a engordar”

Del mismo modo, la práctica de ejercicio físico regular en niños asmáticos, es “básica para la expansión de los pulmones y para la prevención de futuros problemas en las vías aéreas. La actividad física permite un mayor manejo del asma infantil por lo que enseña a vivir mejor con la enfermedad”, concluyen los especialistas.


No hay comentarios :

Publicar un comentario