miércoles, 11 de septiembre de 2013

Neweyes o cambiar el color de los ojos





El láser Neweyes de la Clínica Eyecos es fruto del trabajo de dos años de investigación y es un nuevo método para cambiar el tono del iris de los ojos. La información se ha divulgado recientemente en los medios de comunicación, pero algunos oftalmólogos han declarado que esta técnica puede generar complicaciones. En clavesdemujer.com hemos indagado y dos expertos nos han dado su punto de vista.

El doctor Pedro Grimaldo Ruiz, director médico de Eyecos, explica en declaraciones a este blog, que en primer lugar su equipo nada tiene que ver con las investigaciones del californiano Gregg Homer, con el que se le ha vinculado en algunas informaciones. Este doctor está estudiando desde hace un tiempo la posibilidad de crear un láser con la misma finalidad, pero aún está en fase de estudio, indica Grimaldo.
El láser Neweyes es pionero en el mundo y una técnica patentada por Eyecos. “Es un proyecto propio con el que llevamos trabajando dos años”, asegura el doctor Pedro Grimaldo.
Respecto a las reticencias de otros oftalmólogos que han alertado de que un cambio del color del iris puede derivar en trastornos variados como fotofobia, disminución de la agudeza visual o incluso DMAE (degeneración macular asociada a la edad), el doctor argumenta que la técnica sólo trata la capa superficial del iris por lo que el ojo no sufre ningún daño: “El iris está formado por tres capas y la última o posterior que es las que contiene un cantidad de melanina (sustancia responsable del color) mayor no se toca. Las opiniones de esos oftalmólogos no son veraces porque desconocen el método. El porcentaje de complicaciones es extraordinariamente bajo, ya que no se afecta ninguna estructura visual. Los pacientes tratados no han referido fotofobia, ni molestias, ni inflamación, ni disminución de la agudeza visual.”
No obstante, como comentaba al principio, hay oftalmólogos que muestran reticencias a este método. Tal es el caso del doctor Mariano Royo, del Instituto Oftalmológico de Madrid y presidente de la Fundación para el cuidado de la visión, quien ha manifestado su opinión a clavesdemujer.com, de este modo:


"Desde hace mucho sabemos que el color del iris se debe al pigmento que posee y que el color azul  lo tiene al que le falta éste. Según haya más o menos pigmento el iris será más o menos oscuro. Por lo tanto si eliminamos el pigmento iremos aclarando el iris, tanto más cuanto más pigmento eliminemos.
El problema es cómo se elimina ese pigmento, ya que puede obstruir los canales de drenaje del humor acuoso y provocar un glaucoma. De hecho, el glaucoma por dispersión pigmentaría es uno de los más difíciles de controlar. Además, se pueden atrofiar las fibras musculares y los vasos sanguíneos del iris, provocando un mal funcionamiento de éste.
El revuelo se debe a dos factores: uno, que interesa mucho a los que pretenden explotar este nicho de negocio presentándolo como algo banal que se puede aplicar de forma generalizada, y el otro a la reacción de la comunidad científica que entiende que no está suficientemente testado y que por lo tanto la relación riesgo/beneficio quizá haga que la práctica de esta técnica no sea aconsejable.
Debemos tener en cuenta que esto no es un tratamiento que vaya a curar algo, por lo que todavía debemos ser más cautos en los efectos secundarios que pueda acarrear. Es lógico que muchos oftalmólogos no estemos dispuestos a probar este procedimiento con nuestros pacientes hasta que veamos que es realmente seguro. Y por otro lado, sin estos pacientes tampoco  conseguiremos la convicción sobre la bondad de este procedimiento.
Casi todos los oftalmólogos disponemos de este LÁSER en nuestros centros y casi todos hemos tenido aclaramientos de partes del iris secundarios a tratamientos habituales.
Con esto pasará como con todo lo que ha ido apareciendo nuevo. Si es bueno se quedará y formará parte de nuestra medicina, y si no es bueno caerá en el olvido dejando un rastro del que no me gustaría formar parte."

La técnica

Por su parte, el director médico de Eyecos, insiste en que llevan dos años trabajando con este láser que evidentemente está aprobado por las autoridades sanitarias competentes. Además, explica que con esta técnica los ojos adquieren un color natural, ya que no consiste en “introducir ninguna sustancia en el órgano visual”, se trata de la eliminación de una parte de su pigmento, por lo que el color no se puede elegir sino que estará condicionado por las características de cada paciente. “Normalmente los tonos que aparecen son entre verde oscuro o azul claro. Generalmente los pacientes con ojos oscuros (marrones fuertes) acaban presentando un verde fuerte, mientras aquellos que tienen poco pigmento como los tonos color miel, suelen transformarse en azul clarito.”
El proceso se realiza en cinco sesiones y no es inmediato, sino gradual. Así lo explica un paciente en la misma web del la clínica:

El cambio de color es muy gradual, muy lento, va incluso progresando a días vista de la aplicación del láser. Al principio, incluso, se tiene la sensación de que la cosa no funciona, que no cambia nada. Reconozco cierta impaciencia, pero poco a poco los resultados van llegando. Si bien es cierto que mis ojos no finalizaron siendo azules, de un color de base pardo típico (en realidad, visto en una ampliación, es un fondo verde, con muchas manchas marrones, así es el detalle de un color pardo), he acabado en un verde claro, con un ligero azulado en el ojo izquierdo y sólo verde en el derecho. No me puedo quejar, ya estaba avisado previamente de que los resultados pueden variar de una persona a otra. Probablemente, los que parten con ojos oscuros puedan ver aún, un cambio más radical.

Este láser se emplea para solucionar la heterocromía, una anomalía de los ojos en la que los iris son de diferente color, total o parcialmente. Además, hay pacientes que se acercan solicitándola porque tiene algún tipo de problema psicológico y desean cambiar el color de sus ojos, añade el experto.
Neweyes se puede combinar con tratamientos para corregir defectos de graduación ocular (miopía, hipermetropía, astigmatismo, presbicia), pero dejando un margen de tiempo entre ellos.




3 comentarios :