miércoles, 9 de octubre de 2013

¿Son seguros los cigarrillos electrónicos?



La seguridad de los e-cigarrillos o los cigarrillos electrónicos ha vuelto a ponerse en entredicho. Esta vez ha sido la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) la que ha emitido un comunicado alertando de que estos productos contienen algunas sustancias idénticas a las que lleva el cigarrillo convencional y por tanto, en estos casos, han demostrado su potencial cancerígeno a largo plazo. De hecho, insiste en que los profesionales sanitarios no los recomiendan ni los aprueban ante la falta de evidencia científica que demuestre que son eficaces y seguros a largo plazo.
Desde clavesdemujer.com hemos contactado con uno de los fabricantes de estos productos y nos ha dado su opinión.

En concreto, se trata de Fumosín. Su gerente, Alberto García Ortega,asegura que este tipo de cigarrillos contienen “propylene glycol, glicerina, beta damascone y acetyl pyrazine, 4 sustancias inocuas y 100% sanas desde hace más de cien años y super estudiadas que se usan en farmacia y alimentación. El líquido de cigarrillo electrónico tiene sólo esas 4 sustancias y el aroma pertinente para el sabor que corresponda”.
La Separ afirma que los estudios han indicado que los cigarrillos electrónicos pueden causar cambios en los pulmones a corto plazo muy parecidos a los ocasionados por los cigarrillos normales. Los efectos en el ámbito respiratorio se pueden observar en un reciente estudio donde se evaluó el impacto del uso del e-cigarillo en la función pulmonar, durante 10 minutos, en pacientes no fumadores y en fumadores sanos o con patología con obstrucción crónica de la vía aérea (asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica). “Los principales resultados mostraron que el cigarrillo electrónico aumentaba de forma inmediata la resistencia de la vía aérea y disminuía su poder conductor del aire a través de la misma, siendo mayor su efecto en el grupo de no fumadores y fumadores sanos. Estas serían las secuelas a corto plazo”, argumenta Segismundo Solano, neumólogo y coordinador del Área de Tabaquismo de la Separ.
Por su parte, el gerente de Fumosín se pregunta: “¿La Separ generaliza y con demagogia e interesadamente quiere confundir a la gente no estudiada afirmando que el tabaco y los e-líquidos son lo mismo? Creemos que si, descaradamente sí y siempre será que sí, porque hay muchísimos contratos y relaciones empresariales incluso gubernamentales interesados en que no se deje de fumar tabaco y todo, como casi todo en esta vida, por culpa de las pérdidas multimillonarias que hay en juego para las partes interesadas (incluso la sanidad tanto privada como pública, por supuesto).”


Regulación

En el comunicado de Separ se aclara que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lleva tiempo advirtiendo de la dificultad en la regulación de los e-cigarrillos ya que se podían quedar fuera del ámbito de los regímenes reguladores internos de los productos del tabaco. Sin embargo, su creciente popularidad y el hecho de que se comercializan como alternativas a fumar cigarrillos, hacen necesaria su regulación y el establecimiento de programas adecuados de educación e información para limitar su uso. Por este motivo, la OMS recomienda que los e-cigarrillos sean regulados como medicamentos, siempre que tengan nicotina, y si no es posible, someterlos a las mismas restricciones que el tabaco para asegurarse de que no vayan en detrimento del Convenio Marco para el control del Tabaquismo, tratado mundial del control y prevención del tabaquismo. Precisamente, la Eurocámara acaba de tomar una decisión en este sentido aprobando el que los cigarrillos electrónicos no deben regularse como medicamentos sino como productos de tabaco.
García Ortega, como representante de "las empresas serias de cigarrillos electrónicos", pide lo siguiente: “Más seriedad, más rigurosidad, más claridad, y que sean más concisos y menos políticamente interesados con lo que está ocurriendo.
Estamos de acuerdo que se regulen y lo hagan para el beneficio del mundo entero y no sea para obtener impuestos o monopolizar los intereses de las millonarias compañías de turno y se encarezca el precio, que ya hemos tenido bastante con no regularizar los precios de las viviendas y las concesiones de créditos e hipotecas entre otras cosas e inflar un globo provocando que los perjudicados hayan sido cientos de millones de ciudadanos en el planeta.”





No hay comentarios :

Publicar un comentario