miércoles, 6 de noviembre de 2013

Yoga, salud física y mental


Descubre el Yoga, qué es y qué te puede aportar.
Entrevista con la experta May Ptraining.



 En contra de lo que una gran mayoría pueda pensar el Yoga es algo más que “estar con la mente en blanco canturreando un ‘om’ con las piernas cruzadas”. Así opina May Ptraining, titulada en Hatha Yoga y profesora en Fitness Center Vaguada, que además cuenta a clavesdemujer.com todo lo relacionado con esta ciencia de vida que ella misma define como “una actitud y una manera de vivirla, con el fin de encontrar la felicidad.”


¿Para qué sirve el Yoga realmente: para mantenerse en forma física, mental, o para ambas cosas?
Desde fuera existe el tópico de que una sesión de Yoga es estar con la mente en blanco canturreando un ‘om’ con las piernas cruzadas. ‘Eso no quema’, se dice o ‘es para los estresados’. Sin embargo, una clase de Yoga se puede componer de ejercicios o posturas físicas de distinto nivel, junto con la respiración, cuya práctica entrena nuestro sistema locomotor.
La realidad es que el Yoga abraza tanto la salud física, como el equilibrio mental y el desarrollo espiritual.
Otros elementos en las sesiones son las posiciones de manos y gestos (mudras), las visualizaciones, la relajación y la meditación.

Entiendo que quien se acerque a esta disciplina no puede hacerlo con la mentalidad de “hacer ejercicio para adelgazar”, entonces, ¿cuál es la finalidad a la hora de practicarlo?
En muchas ocasiones, el exceso de peso oculta otros desequilibrios emocionales cuyo síntoma o uno de ellos es ese exceso de calorías que se consumen. El Yoga puede ayudar a sanar ese equilibrio emocional y espiritual, y, en consecuencia, mejorar la alimentación y esos kilos de más desde ese ‘yo’ interior. Además, no deja de ser un ejercicio físico importante, pues las posturas requieren distintos niveles de intensidad en cuanto a fuerza y movilidad articular.


En las clases de Yoga, ¿qué se enseña? Además de las posturas, ¿se da a conocer algo de esta filosofía?, ¿hay distintos niveles?
Los orígenes del Yoga se remontan al año 3000 antes de Cristo. Resulta fácil suponer que su evolución hasta la actualidad ha experimentado distintas etapas históricas, así pues este viaje en el tiempo ha dado origen a diferentes escuelas en función de sus objetivos, tanto externos como internos o más personales. Hablamos de la respiración, la relajación, el desprendimiento interior, la concentración e, incluso, de la devoción.
No obstante, en Occidente el método del Hatha Yoga se ha extendido ante los desequilibrios de la salud física y mental de un hombre moderno bloqueado por la ansiedad y el estrés de su rutina diaria.
En este caso, el Hatha Yoga se identifica por estimular la energía que fluye, el Prana que da fuerza a la vida a través de asanas, más conocidas con las posturas de Yoga, y de técnicas de respiración. 


¿Qué beneficios aporta para la salud y a qué edades se recomienda?
El Yoga aporta beneficios a todo ser humano, independientemente de que sea un niño o una persona mayor. Paz mental y calma interior en un cuerpo sano y en forma. Es, por tanto, un método de entrenamiento físico, mental y espiritual al margen de la edad, el sexo o las creencias personales.
En cuerpo es un instrumento para nuestro bienestar interior. Es nuestro ‘templo’ para obtener un estilo de vida saludable mediante la conciencia, el equilibrio y la relajación física y mental. Y de ese templo cuerpo, mente y espíritu obtienen beneficios preventivos, terapéuticos y recuperativos. Esos asanas o posturas trascienden de lo físico y exploran niveles de conciencia entre el tono muscular y el tono emocional.

Posturas o 'asanas'
 
Supongo
que cada postura de Yoga tiene un sentido y una razón. ¿Me podrías describir tres de ellas, las que consideres más conocidas, y su finalidad?
Los saludos al sol, los guerreros y el perro son básicas. Al margen de sus nombres casi poéticos, en la secuencia del perro el cuerpo dibuja en prono una ‘v’ invertida, lo cual moviliza nuestra columna y favorece la elongación de los isquiotibiales; el guerrero, en bipedestación, fortalece el tren inferior y la columna vertebral, precisa movimientos potentes, la fuerza de los isométricos y entrena la movilidad articular; y, por último, los saludos al sol combinan la coordinación y la concentración con la movilidad articular de prácticamente todo el cuerpo. Es, en definitiva, una secuencia muy saludable para potenciar la energía de nuestro cuerpo. El sol da vida, en efecto.


El perro

El guerrero

El camello


Por último, entiendo que para practicar Yoga por primera vez es necesario acudir a un experto, vamos que no es como ponerte a hacer abdominales, y que pese a la gran cantidad de información que hay actualmente en Internet el aprendizaje de esta metodología es mucho más complicado que leer un artículo y ponerse a practicarlo, ¿qué recomiendas en este sentido?
Como en toda disciplina, es conveniente dejarse guiar por profesionales cualificados. En función de nuestras metas personales, podremos elegir entre un Yoga más físico o más mental, sin olvidar que la esencia de todo método es alcanzar esa armonía con la suma de ambos criterios. Es una simbiosis. Reitero, el Yoga es ‘una forma de vida y de crecimiento personal’. Un viaje a tu conciencia interior y a ese templo que te cobija: tu cuerpo. ¿Se puede vivir feliz? Sí. Adiós tensiones musculares, mentales y emocionales. Es el control de tu ser.





No hay comentarios :

Publicar un comentario