viernes, 11 de abril de 2014

Tres parajes naturales de ensueño



Mallos de Riglos
Mallos de Riglos
España esconde verdaderas maravillas naturales que si puedes visitar te animo a que lo hagas y las descubras. Hay tres parajes naturales realmente curiosos que no te dejarán indiferente: las Médulas (León), los Órganos de Montoro (Teruel) y los Mallos de Riglos (Huesca).

 

Las Médulas

Las Médulas son unas antiguas minas de oro romanas. Un verdadero espectáculo donde el naranja de los montes configurados por la acción del agua forma un bello contraste con el verde del entorno.
Constituye un espacio natural declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y que se puede disfrutar a través de distintas rutas. Existe la posibilidad de hacerlas por libre o guiadas, andando, en coche, etc., como se prefiera.


Las Médulas, León
Vista de Las Médulas

Órganos de Montoro

En Villarluengo, Teruel, existe una bella formación caliza cuyo nombre define a la perfección su orografía: los Órganos de Montoro. Aparecen de pronto en una carretera curvada dentro del Parque Fluvial del río Guadalope donde el paisaje ya es un prolegómeno de lo que nos vamos a encontrar a bocajarro. Rocas puntiagudas calcáreas de más de 200 metros de altura que semejan los tubos de un órgano. Agujas en medio del camino que dejan sin habla a quien las contempla.
Merece también descubrir los pueblos del alrededor que se engloban dentro de la comarca del  Maestrazgo: Cantavieja, Mirambel, La Iglesuela del Cid, Pitarque, Villarluengo, etc.

Órganos de Montoro
Órganos de Montoro, Teruel

Mallos de Riglos

Las formaciones singulares de Riglos (Huesca) no son desconocidas para los amantes de la escalada. Las paredes de estos mallos son objeto de deseo de muchos escaladores que se aventuran a palpar bien de cerca esta maravilla natural fruto de la erosión del viento, el agua, y el paso del tiempo. Hierro y arcilla dan el color tan peculiar a estos dedos rocosos de origen natural. Son nueve los mallos de Riglos, cada uno con su nombre y su peculiaridad.
El río Gállego completa este paraje permitiendo disfrutar del entorno desde múltiples dimensiones. 


Riglos, Huesca
Riglos con sus mallos al fondo



Artículos de interés relacionados

Ruta de las Caras en Buendía, Cuenca
Árboles con encanto
Parques Naturales Españoles



No hay comentarios :

Publicar un comentario