viernes, 21 de noviembre de 2014

Las Cárcavas del Pontón de la Oliva, un paisaje singular



panorámica de las Cárcavas

Varias veces había disfrutado del paisaje de Patones de Arriba, ese pueblo con tanto encanto de la Sierra Norte de Madrid, pero hace poco descubrí una curiosidad de su entorno: las cárcavas.

Pasada la Presa del Pontón de la Oliva, siguiendo la carretera llena de baches y hondonadas poco apta para los turismos, aunque muchos de ellos se arriesgan a dejarse los bajos en su asfalto a cachos, nos toparemos con un camino que asciende hacia tan escondido tesoro.

Podemos partir desde la misma presa si queremos, sólo que andaremos más. El punto de partida que yo propongo sale de la primera curva que nos encontramos en esta carrera semiasfaltada. El camino se ve claramente, a pesar de no estar indicado. No obstante, no tiene pérdida porque la mancha anaranjada de las cárcavas ya se aprecia desde la carretera que sale de Patones en dirección al Pontón de la Oliva, y esto nos servirá para orientarnos.

El ascenso hasta las Cárcavas desde este punto es duro e intenso, pues hay que subir una montaña bastante inclinada, pero la recompensa del espectáculo que disfrutaremos no desmerece el esfuerzo.

El paisaje, formado por una serie de hoyos o zanjas ocasionados por el agua, que es lo que en realidad significa cárcava, muestra formas puntiagudas de un tono arcilloso, el tipo de tierra que abunda en la zona, y que en cierto modo evoca el paisaje de Las Médulas (antiguas minas de oro romanas), sobre todo, en aquellos que ya las hemos visto previamente.

Ante la contemplación de estas curiosidades de la naturaleza, lo mejor es dejar volar la imaginación y que cada cual se deje llevar por su encanto…

Existen varios caminos por la zona que llevan a pueblos aledaños de Madrid y Guadalajara, pues en este lugar los límites de ambas provincias se confunden caprichosos según la orografía del terreno. 

Las Cárcavas en Patones de Arriba


No hay comentarios :

Publicar un comentario