lunes, 19 de enero de 2015

Pautas básicas para cuidar la piel en invierno



cómo cuidar la piel en invierno



En Claves de Mujer os hemos dado en otras ocasiones algunos consejos para cuidar la piel en invierno, pero no está de más hacer un breve recordatorio especialmente cuando cada año los expertos nos aportan nuevas ideas. En esta ocasión nos vamos a centrar en tres pautas básicas para cuidar la piel en invierno.


1. Hidratar mucho la piel

¿Cuántas veces al día? Según  Nayra Merino, doctora del Hospital Quirón y Clínicas DermaMedicin en Tenerife, y miembro de la AEDV, si se padece algún tipo de dermatosis (dermatitis atópica, psoriasis, etc.), hay que hacerlo varias veces al día usando un emoliente adecuado que contenga urea, lanolina, etc. 


En el caso de personas sanas, lo ideal es hidratarse el rostro dos veces al día (mañana y noche). Inmaculada Canterla, la farmacéutica y Directora de Cosmeceutical Center,experta en dermocosmética, nos aconseja que las fórmulas hidratantes contengan ácido hialurónico y vitamina B5 (pantoténico), para proporcionar una profunda hidratación a la par que una protección antioxidante. 


Las pieles secas necesitan texturas oleosas o lipídicas, las grasas texturas acuosas.


Hay otra zona del cuerpo que también está muy expuesta al frío invernal: las manos. Para cuidarlas se aconseja no lavarlas en exceso y usar una crema específica de manos. También es importante protegerlas con guantes.


El cuello y el escote no han de olvidarse. Podemos aislarlos de las temperaturas extremas con jerseys de cuello alto, bufandas, etc., es decir, con las típicas prendas invernales. Para asegurarnos de que cuello y escote están siempre hidratados algunos expertos recomiendan que cuando nos apliquemos la crema del rostro la extendamos también a esta zona.


Los labios sufren mucho en este periodo. Hay productos específicos para su cuidado diario, tampoco debes olvidarlos.


Como casi todo en la vida, si el cuidado de la piel no es diario ni se realiza de forma constante seguramente no conseguiremos los resultados deseados.


2. Protección solar en invierno

En invierno la protección solar no debe descuidarse. Siempre se sugiere que las cremas diurnas tengan un factor de protección. Y si vamos a esquiar o a la nieve debemos utilizar protectores solares específicos, sobre todo, porque la nieve refleja el 80% de la radiación solar. Las gafas de sol son otro complemento que siempre debe acompañarnos.


Canterla recomienda  utilizar un filtro solar fotoestable y optimizado, es decir, de doble protección: UVB y UVA:El 90% de los signos visibles de envejecimiento cutáneo los causa la exposición al sol, por ello el mejor cosmético es siempre el uso de protección adecuada acompañada de unos buenos hábitos frente al sol”. Según esta experta, hay protectores secundarios  que incluyen reclamos publicitarios sobre protección solar pero cuyo cometido principal no es proteger del sol, por ejemplo, una crema hidratante con SPF 15.


3. Cuida tu alimentación

Desde la AEDV nos recomiendan mantener una alimentación equilibrada, ya que la forma de comer también puede influir en el estado de la epidermis. En concreto, aconsejan que incrementemos  el consumo de vitamina C y antioxidantes,  además de evitar el acohol y el tabaco (un gran enemigo de la piel) y, como siempre, beber entre 1,5 ó 2 litros diarios.


Frutas y verduras, han de ser el pilar de la alimentación durante todo el año. Siempre que respetes las recomendaciones de la pirámide nutricional estarás dentro de los que la mayoría de los nutricionistas definen como una dieta equilibrada.


No hay comentarios :

Publicar un comentario