sábado, 30 de mayo de 2015

¿Por qué es bueno tener un hobby?



Hoy os dejamos una entrevista que hemos hecho a un psicólogo sobre los beneficios de tener un hobby. Ahora que llega el buen tiempo es interesante buscar maneras de ocupar el tiempo libr y qué mejor manera de tener un hobby, ¿no?

beneficio de tener un hobby
¿Por qué es bueno tener un hobby?

Un hobby más allá de ser una actividad que entretiene es realmente una forma de ayudar a mejorar la salud física y mental, estimulando y favoreciendo el bienestar y el equilibrio personal.
¿Cuáles son los beneficios?
       Sirven para ampliar y desarrollar nuestras capacidades, y nos permiten conocer nuestras virtudes, así como para aceptar y reírnos de nuestras limitaciones.

       Nos ayudan a “desconectar de la rutina diaria". ¡Dan color a la vida!

       Son perfectos contra la depresión, la ansiedad, ya que actúan como reforzadores, fuentes de bienestar.

       Ayudan a prevenir enfermedades como el Alzheimer. Los hobbys nos plantean nuevos restos que mantienen activas áreas cerebrales que no utilizamos en el resto de nuestras actividades mentales. Pura gimnasia mental.

       Fomentan la disciplina, la creatividad y la sana competencia.

       Contribuyen al equilibrio mental y al autodominio.

       Mejoran la vida social y la calidad de vida. Disminuyen el sentimiento de soledad y de aislamiento social, sobre todo si se practican en grupo.



Tener un hobby también puede tener una parte negativa y es que se convierta en una obsesión, ¿cómo impedir que éste se convierta en algo "negativo"?

El extremo es lo contrario al equilibrio, en cualquier área, también en lo que respecta a los hobbys. Si nos movemos en un extremo, perdemos el equilibrio y nos caemos al suelo: el hobby ha dejado de sentarnos bien.

En el Centro de PsicologíaLópez de Fez en Valencia proponemos algunas ideas prácticas para impedir que un hobby se convierta en algo negativo:

       Asignar unos tiempos concretos en la agenda diaria dando paso también a otras actividades y compañías necesarias para nuestro equilibrio vital y emocional.

       Y si en algún momento alguien nos indica que nos echa de menos porque dedicamos demasiado tiempo al hobby, prestar atención a este cometario: ¡es hora de reajustar los tiempos!


¿Es bueno transmitir un hobby de padres a hijos?
Por supuesto que sí, siempre y cuando el hijo también se sienta identificado con el hobby en concreto. Nunca a la fuerza. Para ello es recomendable introducir al hijo de forma gradual en la afición para evitar empachos y saturaciones prematuras.

Compartir un hobby con los hijos fortalece el vínculo afectivo y es una oportunidad de oro para el “modelado” de aprendizajes de distinta índole y naturaleza: tolerancia a la frustración, capacidad para resolver problemas, tomar decisiones, marcarse objetivos y cumplirlos sin dispersarse, superación personal, paciencia, etc.


No hay comentarios :

Publicar un comentario