martes, 28 de junio de 2016

7 recomendaciones para evitar lesiones de rodillas



Las movemos de forma continua al caminar, subir escaleras, correr, agacharnos..., y sin darnos apenas cuenta empiezan a dolernos y tenemos que acudir al médico. De hecho, la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) asegura que las lesiones de rodilla son una de las principales causas de consulta médica.
Eduardo González Zorzano, médico del Laboratorio  Farmacéutico Cinfa, explica que la rodilla “es una articulación muy compleja, cuyos problemas mecánicos pueden estar provocados por diversas causas: desde un golpe o movimiento brusco, que puede causar un esguince o torcedura, hasta la edad, la obesidad, algunas enfermedades reumáticas, usar un calzado inapropiado o la práctica de algunos deportes, como el fútbol o el esquí”. 

Cuidar las rodillas evita lesiones

El deporte que está tan de moda ahora, correr o el running, puede ser también causa de lesión en la rodilla. "Correr intensamente sin la preparación física adecuada puede dañar seriamente nuestras rodillas. Por ese motivo, conviene tomarse con calma deportes tan de moda como el running, y no lanzarse a recorrer largas distancias sin llevar a cabo un entrenamiento apropiado, que siempre debe ser gradual y acorde a nuestra condición física”, añade el experto.


Las lesiones de rodilla más comunes son:
Esguince
Distensión o desgarro de músculos o tendones
Tendinitis -un dolor en la parte frontal de la rodilla que empeora al subir y bajar escaleras o cuestas
Lesiones de menisco
Posibles fracturas de hueso
Dislocación de la rótula

¿Qué debemos hacer para cuidar nuestras rodillas?
Por todo lo expuesto, es importante cuidar esta parte de nuestro cuerpo y tomar una serie de precauciones muy sencillas:
Controlar el peso para no sobrecargarlas. Cada kilo de más ejerce aproximadamente 5 kilos extra de presión sobre la rótula al bajar o subir escales. En caso de perder 5 kilos, sin embargo, se disminuye en un 50% los síntomas asociados a los dolores de rodilla.

  1. Calentar correctamente antes de realizar cualquier deporte y que éste sea moderado. Nadar, pedalear o caminar son buenas opciones. Lo ideal es tonificar la zona, la bicicleta o la natación contribuyen a ello, de hecho contribuyen a fortalecer los cuádriceps sin sobrecargar las articulaciones. 
  2. Procura mantener una alimentación equilibrada que sea rica en vitaminas A, C, D , calcio y ácidos grasos Omega 3. Bebes agua en abundancia es también fundamental.
  3. El calzado que utilices debe adaptarse a la actividad que vayas a realizar, sobre todo, en el momento de hacer deporte. En general, cuantos menos tacones uses mejor, aunque tampoco es bueno un zapato demasiado bajo o blando. 
  4. En los viajes largos o si pasas mucho tiempo en la misma posición es recomendable que te muevas cada hora o realices movimientos con las piernas para evitar que se atrofien los músculos. 
  5. Si el dolor persiste lo más recomendable es que acudas al médico para evitar lesiones graves. Antes de hacer ejercicio también sería recomendable que te hicieras un chequeo en general y de paso mirarse el estado de estas articulaciones.
  6. Si te lesionas sigue los consejos del especialista pues iniciar antes de la recuperación tus actividades deportivas aumenta el riesgo de recaídas o futuras lesiones.
  7. Consulta sobre la posibilidad de usar rodilleras con el médico.Las terapias de frío/calor también son muy recomendables para aliviar el dolor y las molestias relacionadas con traumatismos, fracturas, distensiones… que afectan a la rodilla.


No hay comentarios :

Publicar un comentario