Frase para recordar

"Sólo pierde quien deja de intentar"

lunes, 13 de abril de 2020

Entrevista a Silvia Adela kohan: “Escribir te permite convertir tu herida en motor y superar el bloqueo en la vida”

Si hay algo que a mí me gusta es escribir. Por eso tengo este blog, Claves de Mujer, y por ello decidí que mi profesión tenía que ser la de periodista, además de porque me apasiona contar historias. Existen muchas formas de hacerlo e infinidad de maneras de usar la escritura, yo también recurro a todas ellas, un ejemplo es este magazine digital, pero en mi intimidad, escribir me ha ayudado y me ayuda a profundizar en mí, a desahogarme, a analizarme y a tratar de entender un poco más esta vida.

Esto es lo que nos enseña la filóloga y logopeda Silvia Adela Kohan, en su último libro Escribir para sanar (Ed. Terapias Verdes). Con ella, experta en distintos tipos de técnicas narrativas además de impartir seminarios y talleres de escritura, hemos tenido el placer de hablar. Esto es lo que nos ha contado sobre su última publicación y la forma en la que las palabras pueden ser un antídoto curativo en los momentos de más adversidad o en nuestra mera cotidianidad.




Silvia Adela Kohan autora de Escibir para sanar
Silvia Adela Kohan


¿De qué forma puede considerarse terapéutica la escritura?


Lo compruebo ante las reacciones diversas y siempre entusiastas de los que participan en mis talleres de narrativa terapéutica un sábado al mes o en los talleres online. De hecho, hay quienes superan un duelo, alivian un malestar, encuentran la salida de un conflicto que no habían podido resolver de otro modo, entienden por qué les pasa lo que les pasa al releer lo que han escrito y podría continuar la lista con muchos otros ejemplos. En ocasiones, hago talleres solo para las mujeres, y veo que les resulta muy útil escribir una carta a las mujeres que les precedieron en la cadena familiar, les permite entender lo que hasta ese momento no entendían.

En este libro, Escribir para sanar, he incluido en un capítulo las claves para saber leer entre líneas y entrelíneas, que son dos cosas distintas, y sacar conclusiones personales. 



¿Qué otras cosas puede aportar a una persona escribir?


Plasmo en otros capítulos otros motivos, desde la reflexión y con abundantes ejercicios prácticos: despierta zonas dormidas: una simple lista, un mail, un blog, una novela, una nota en la nevera, una carta al padre o a la madre, a los hijos o a uno o una misma puede abrir las compuertas; te permite convertir tu herida en motor; superar el bloqueo en la vida y en la escritura… Y, por si fuera poco, cuando tomas nota de un sueño o un deseo, este busca caminos para materializarse en la realidad.

Como cuando le cuentas tu problema a una amiga o incluso a un psicólogo sientes que algo cambia, confesarte escribiendo los temores ayuda a conducir la propia terapia curativa. 



Portada del libro Escribir para sanar



Enfrentarse a una hoja en blanco es todo un reto para mucha gente ¿qué les dirías a aquellos que desean escribir pero que no saben cómo empezar?


Que no esperen la inspiración ni que esa “súbita iluminación” venga sola, que entiendan que es una consecuencia normal de una elaboración previa para la cual se trata de prestar atención, de tener las antenas preparadas frente a las imágenes que se reiteran en nuestra mente y tomar nota, cazarlas al vuelo. Cierta música puede provocar un estado de tensión que conduce a la escritura. O algún sentimiento que provoca una emoción precisa.

Que entonces apunten algo mínimo, aparentemente insignificante y asocien a partir de allí.

Que escriban lo que sea en lugar de quedarse pensando, una lista de palabras diversas como hacía Ray Bradbury y de esas listas surgieron varios de sus cuentos, las palabras traen más palabras.

Y, si es una mujer, que crea en ella misma. En mis talleres compruebo que en general, cuando toca leer su texto, las mujeres abren paraguas, se justifican, antes de leer; los hombres, en su mayoría, leen directamente. Es una cuestión histórica… 




"En mis talleres compruebo que en general, cuando toca leer su texto, las mujeres abren paraguas, se justifican, antes de leer; los hombres, en su mayoría, leen directamente."

¿Qué se debe expresar por escrito?


Lo que cada cual sienta que le resulta necesario decir, ya sea de modo terapéutico o para la creación literaria, y decirlo a su manera, no a la manera de otro.

¿Es necesario que escribamos todos los días para que esta forma de desahogarse sea eficaz?


Cada persona puede establecer su ritmo según sus necesidades. Para muchos, 10 minutos cada día son suficientes. Otros necesitan tener unas horas libres sin que nada ni nadie les interrumpa. Hay quienes pueden escribir con toda clase de ruidos en su entorno y quienes lo hacen mejor con una música determinada o en silencio. Las variantes son casi tantas como personas que escriben. Lo importante es reconocer nuestra forma más acertada y hacerlo desde el corazón o desde las vísceras, no desde el razonamiento, eso viene después, al releer el escrito. 





¿Es mejor hacerlo de forma clásica, con boli y papel, o en el ordenador?


Supongo que hacerlo con boli y papel, al menos al escribir para uno mismo la primera versión en el caso de la creación literaria, beneficia el acercamiento a la verdad emocional. Después, lo revisas mientras lo pasas al ordenador. En cierta ocasión se lo pregunté a Umberto Eco en una rueda de prensa a la que asistí y me respondió algo en lo que coincido, me dijo que combinaba la escritura a mano con el ordenador según el estado de ánimo o la situación, y que para él algunos asuntos requerían la lentitud de la escritura a mano, porque el papel se resiste a la velocidad del pensamiento; otros más alejados de ti requieren el ordenador”. Pero cada uno tiene que encontrar la suya, aunque hoy en día los más jóvenes ya ven el boli como una herramienta antigua.

¿Debe preocuparnos el estilo que tenemos o simplemente hemos de escribir para nosotros?


Si escribimos para nosotros sin pudor y desde nuestra verdad emocional, de allí asoma el propio estilo, que proviene de nuestra personalidad y se manifiesta a través de las palabras, la sintaxis y la musicalidad. En este sentido, estoy convencida que para escribir bien el mejor camino es el autoconocimiento, por eso imparto Talleres de escritura terapéutica como paso previo al de Poesía, al de Novela y, por supuesto, al de Autoficción.



"Si escribimos para nosotros sin pudor y desde nuestra verdad emocional, de allí asoma el propio estilo, que proviene de nuestra personalidad y se manifiesta a través de las palabras, la sintaxis y la musicalidad."

¿Qué le aporta a la vida de Silvia Adela escribir?


Me permite indagar en la realidad para tratar de encontrar un sentido a lo que no acabo de entender. Me permite escucharme, darme permiso. Escribo como un filtro de todo lo que he leído. Me aporta alegría, que considero que es más que felicidad, porque la felicidad son instantes, la alegría es una actitud ante la vida, para mí es una actitud constante, trato de mirar siempre el lado bueno de lo malo, y escribiendo lo consigo. Y siempre digo que la alegría como la escritura se viven en presente, ¿existe acaso algo más saludable? Y más cosas…

Dinos tres aspectos positivos que supone esta actividad…


  1. Te aclara las ideas y te da respuestas.
  2. Es una compañía en todas partes. Te contiene.
  3. Es un viaje interior.
     
Espero que estas palabras, una vez más ellas, os sirvan de acicate si queréis experimentar con vuestras dotes de escritor. Silvia Adela kohan ha pedido facilitar su correo electrónico por si necesitáis preguntarla cualquier cosa, así que este es: silviadelakohan@gmail.com.


No hay comentarios :

Publicar un comentario