martes, 21 de mayo de 2013

Cómo mejorar la concentración




Muchas veces nos ocurre que estamos en el trabajo pendientes de terminar una tarea o de acabar un tema que hemos de entregar en breve, y no somos capaces de concentrarnos. Otras veces, si estamos sumergidos en un proceso de aprendizaje, al hallarnos frente a la guía o los apuntes que hemos de memorizar, nos resulta imposible quedarnos con los conceptos para el examen que se avecina. Y en ocasiones, simplemente estamos intentando leer y no logramos sumergirnos en la historia de los protagonistas que tanto nos gusta, no conseguimos evadirnos a esa otra realidad, y el volumen permanece abierto en la misma página durante un buen rato o de pronto el ebook da un destello y se pone en modo reposo.


Hoy día resulta difícil concentrarse y aunque se consiga llegar a ello cuesta. Harriet Griffey, autora del libro Concéntrate (Ed. Planeta), asegura que en la sociedad actual las nuevas tecnologías tienen mucho que ver. Estar pendientes constantemente del correo electrónico, de las redes sociales o del whatsapp, no contribuye a fomentar esa concentración, porque en contra de lo que se pueda pensar el cerebro humano no está preparado para hacer dos cosas a la vez.

El mito de que las mujeres pueden realizar varias tareas sincronizadas es por tanto una falacia que desmiente esta autora. Ella lo explica diciendo que las diferencias entre hombres y mujeres se deben básicamente a un tema de educación. "A los hombres les resulta más fácil, por ejemplo, separar cada tarea que desempeñan, si están trabajando están trabajando, punto, y nosotras tenemos tendencia por la forma en la que nos han educado a decir que sí, aunque estemos hasta arriba, a hacer la comida, a limpiar, a ir a por los niños,  ayudarles con los deberes…, y a los hombres les es más sencillo simplemente decir que no.

En general, tal y como está estructurada la sociedad, siempre se espera que el sexo femenino haga más cosas a la vez, trabajo, casa, niños…, pero la capacidad de concentración en ambos sexos es la misma, sólo que se enfoca de distintas formas. No es una cuestión de sexos es una cuestión de personas, aunque las mujeres han aprendido a organizar y a aprovechar mejor el tiempo”.

Al margen de este inciso, lo que se ha de tener claro si se quiere mejorar la capacidad de concentración, en general y para todo el mundo, es considerar esta serie de pautas:



  • El lugar de trabajo o estudio ha de ser siempre el mismo y estar en buenas condiciones y rodeado del menos número posible de ruidos y de elementos que contribuyan a la distracción. 
  • Planificar las tareas del día y organizar el tiempo. 
  • Buscar un estímulo o motivación. El interés por lo que se hace es clave. 
  • Evitar las interrupciones y, en la medida de lo posible, cuando se comienza una tarea terminarla para no romper la concentración y aumentar el rendimiento.
  • Hacer ejercicios que estimulen la concentración como sopas de letras, crucigramas…o incluso reservar un tiempo al día para realizar ejercicios con los que dejar la mente en blanco (sin pensamientos que nos disturben).

Un blog intersante sobre este tema:  www.elartedelamemoria.org.


No hay comentarios :

Publicar un comentario