lunes, 29 de julio de 2013

¿Son más frecuentes en verano los hongos en los pies?



A pesar de la creencia popular de que durante el verano la posibilidad de contraer hongos (micosis) en los pies es mayor, realmente no hay una evidencia científica que avale esta afirmación. Vicente Crespo, jefe del Servicio de Dermatología de Hospital Regional Carlos Haya (Málaga) y miembro de la AEDV (Academia Española de Dermatología y Venereología), asegura que realmente en estas fechas “no parece haber más contagios, pero sí más síntomas. El paciente puede arrastrar su micosis en los pies durante años, y manifestar sintomatología cuando aumentan las condiciones locales de temperatura, humedad y oclusión.”
Los hongos patógenos pueden afectar cualquier órgano humano, pero, con diferencia, las infecciones de la piel y las mucosas son las más frecuentes. Si nos centramos en las infecciones de la piel (micosis superficiales o dermatomicosis) el experto asegura que afectan por igual a ambos sexos, y se dan en todas las edades.  
El doctor matiza también que aquí entraría lo que se conoce como “pie de atleta”, término que en realidad engloba diferentes procesos (infecciones y sobreinfeccioes tanto por hongos como por bacterias).Y aclara lo siguiente:

  • Los hongos de los que estamos hablando son parásitos exclusivos del hombre y suelen dar escasa sintomatología, pudiendo prologarse durante años. Sin embargo, el contagio en estos casos parece depender más de ciertas características individuales.
  • En el caso específico de las infecciones de los pies y de sus uñas, se considera que hay una predisposición genéticamente condicionada. Esto explicaría que la infección se presente sólo en uno de los cónyuges (pese a su convivencia íntima durante años), y en la mitad de su descendencia. Es decir, el contagio se produce en el seno familiar, casi siempre durante la infancia, pero la infección sólo arraiga en los individuos predispuestos. 
  • El proceso evoluciona muy lentamente, no suelen observarse sus manifestaciones a nivel de la planta o los dedos de los pies hasta después de la pubertad, y las uñas empiezan a afectarse una o dos décadas más tarde.

Todas estas causas son las que esgrime el doctor para afirmar que considera bastante dudoso el contagio de estas infecciones en duchas, piscinas, etc. “En cuanto a las playas, hace ya muchos años que descartamos esa posibilidad, estudiando sistemáticamente muestras de arena de playas de Granada y Málaga. En ninguna ocasión pudimos aislar uno sólo de estos hongos. La arena de nuestras playas parece un hábitat muy poco recomendable. De hecho, los hongos, que son organismos en general muy duros, apenas sobreviven en él.”


Medidas preventivas


En este grupo de infecciones, la mejor medida preventiva que propone el doctor Crespo se basa en el diagnóstico precoz y el tratamiento consecuente de los enfermos, para así romper la cadena epidemiológica.

En la actualidad, hay tratamientos muy eficaces capaces de eliminar la infección incluso en las localizaciones más problemáticas, como son las uñas.

En muchos casos puede ser suficiente con un abordaje puramente local con cremas antifúngicas. Pero hay casos muy concretos en los que el tratamiento por vía oral es absolutamente necesario si se quiere alcanzar una curación definitiva.


No hay comentarios :

Publicar un comentario