viernes, 2 de agosto de 2013

Playas y faros de la Costa da Morte (II)



De Muros a Touriñán

 

Establecer con precisión los límites de la Costa da Morte es quizá aventurarse demasiado, pues en mis distintas consultas los expertos discrepan sobre este punto. Si la idea es hacer turismo por la zona yo los establecería, empezando por el sur, desde Muros y siguiendo hacia el norte y a la parte más oriental, los extendería hacia Arteixo e incluso hasta A Coruña, siempre con afán de ver y conocer lo más posible la región.

En el mismo  Muros las playas ya empiezan a sorprendernos por la blancura de sus dunas y sus aguas en las que el azul intenso de la lejanía se degrada a medida que se acerca a la orilla adquiriendo un celeste tropical. En este lugar, no encontramos con el espacio protegido de Monte Louro y la Lagunade As Xarfas.

De camino llegaremos a Lira, famosa por su hórreo kilométrico (36,5 metros) del siglo XVIII, que compite con el de la vecina localidad de Carnota que también posee otro hórreo (34,7 metros), construido antes que el primero en el mismo siglo, pero que según narran se amplió tras la edificación de su gemelo simplemente por pura rivalidad. 

Lira

Carnota


La playa de Carnota es muy extensa y su especial orografía la impide tener accesos desde todos sus puntos, no obstante hay recovecos que permiten su acceso si se quiere disfrutar de la misma.

Cerca está el Mirador de Monte do Pindo, denominado Olimpo Celta, por ser el lugar escogido por los celtas para ofrecer sus sacrificios a los dioses.

La siguiente parada es Ézaro. Este lugar tiene fama por la cascada que el río Xallas forma en su desembocadura en el océano. El salto tiene una altura de más de cien metros y se vuelve más espectacular cuando abren la presa de Santa Uxía (suele ser los fines de semana). 

Salto del río Xallas



Hay un camino acondicionado que termina casi al pie del salto que también se puede contemplar desde lo más alto si cogemos el coche y subimos al mirador.

La playa del pueblo es idílica y tranquila. 


Playa de Ézaro


Siguiendo con nuestro paseo bordeamos la ría de Corcubión y pronto llegaremos a ese otrora tan temido Finisterra. Aquí es más común ver conchas de peregrinos, pues hay quienes tras llegar a Santiago de Compostela continúan su camino hasta esta punta y concluyen así su peregrinaje.
Lo más impresionante: las vistas.

La costa comienza a cambiar ligeramente y se vuelve más salvaje. En Cabo Touriñan se erige otro faro, siendo además esta la punta más occidental de toda la Península, y no Finisterra como normalmente se cree. De hecho, dos veces al año, cabo Touriñán es el lugar en donde el sol se pone más tarde en Europa continental. En verano, además notarás como en toda la esa parte anochece más tarde. 

Cabo Touriñán




No hay comentarios :

Publicar un comentario