miércoles, 19 de marzo de 2014

Hábitos posturales correctos e incorrectos en la oficina

hábitos posturales en la oficina

Cansancio muscular, fatiga visual, dolor de espalda, son algunas de las consecuencias para nuestra salud si no nos sentamos correctamente en la oficina o puesto de trabajo. Entre las patologías más frecuentes derivadas de los hábitos posturales correctos o incorrectos destaca el síndrome el túnel carpiano, tensiones musculares que se manifiestan con síntomas de malestar general, rigidez de cuello, molestias en la espalda o cefaleas, según se explica en la reciente 4º Edición del libro Salud Laboral. Conceptos y técnicas para la prevención de riesgos laborales (Ed. Elservier), un referente en la prevención de riesgos laborales y promoción de la salud. 

Para impedir estas molestias es importante tener diseñado un espacio de trabajo adecuado y adquirir unos hábitos posturales correctos. Veamos cuáles son:

Si bien la estructura del trabajo no depende del empleado, las posturas pueden controlarse considerando una serie de recomendaciones:
  • Para sentarse en la oficina de forma adecuada, hay que evitar hacerlo sin el apoyo lumbar o de la espalda adecuado. La silla, por tanto, es fundamental: tiene que ser ajustable, con una profundidad de respaldo adecuada para la zona lumbar o zona baja de la espalda, y poseer apoyabrazos.
  • No hay que apoyar las muñecas o antebrazos en el borde de la superficie de trabajo. Los periféricos (ratón, teclado, tabletas…) tienen que ubicarse a un mismo nivel y permitir que la mesa pueda facilitar apoyo al antebrazo. “No se aconseja el uso del ratón con los brazos extendidos, los codos bloqueados, o los brazos elevados en una postura muy alta”, según se matiza en el apartado "Ergonomía del trabajo", de la obra Salud Laboral.
  • Se aconseja no cruzar las piernas y no mantener el tronco flexionado hacia delante durante mucho tiempo, ya que estas posturas originan fatiga e incomodidad en la parte baja de la espalda o molestias en las extremidades inferiores.
  • La vista suele forzarse en muchas ocasiones, por lo que tomar medidas en este sentido es muy importante. En el libro, se sugiere aumentar el tamaño de las letras de la pantalla y escoger un monitor adecuado a la tarea del trabajador. Se pueden usar anteojos monofocales con filtro y, sobre todo, intentar no flexionar el tronco hacia delante de forma excesiva.
  • Cuidar la iluminación del centro de trabajo. Los reflejos sobre la pantalla se pueden controlar ubicando ésta en sentido perpendicular a la ventana o situándose de cara a la misma. Lo ideal sería contar también “con una fuente de luz local independiente de la luz natural."
  • El teclado y el ratón debe situarse juntos y al mismo nivel, directamente enfrente del ordenador.
  • Se recomienda asimismo que para favorecer los hábitos posturales correctos se ha de incorporar el uso de portadocumentos, un reposapiés y “manos libres” para quienes usen el teléfono de forma habitual. 
En estas imágenes se pueden ver algunas de las posturas correctas e incorrectas habituales en la oficina. Las fotografías están extraídas del libro: Salud Laboral. Conceptos y técnicas para la prevención de riesgos laborales. Carlos Ruiz- Frutso, Jordi Delclós, elena Ronda, Ana M. García y Fernando G. Benavides (Ed. Elsevier).



Estas postruas son incorrectas

manejar bien el ratón

no apoyar la muñeca en los bordes


Artículos de interés relacionados

El sídrome del ratón
Salud en el trabajo
Aumentar la calidad del sueño 




No hay comentarios :

Publicar un comentario