lunes, 12 de enero de 2015

Dos técnicas para eliminar ojeras, carboxiterapia y ácido hialurónico



sin ojeras con estética

La piel de debajo de los ojos es muy fina y cuando los vasos sanguíneos se congestionan y la circulación no se produce de manera correcta, que suele ocurrir cuando no hemos dormido bien, estamos enfermos o simplemente por una cuestión genética, entonces aparecen las ojeras. La piel se vuelve más transparente dejando a la vista los capilares subyacentes y consecuentemente surge un color violáceo o marrón en la zona. 
 
En algunas personas esta tonalidad se pronuncia más que en otras, y el método más cómodo para disimularla es el maquillaje, pero también existen tratamientos estéticos. La combinación de carboxiterapia y ácido hialurónico son dos de las alternativas estéticas que se emplean en estos casos.

Te las explicamos a continuación.

El ácido hialurónico se utiliza para rellenar el surco de la ojera de modo que la transición entre ésta y el pómulo se vuelva más natural, explica el Dr. Lajo Plaza. Este material de relleno se emplea porque es una sustancia que está presente de forma natural en el cuerpo, sin embargo con el paso del tiempo se va perdiendo. Este experto usa un ácido hialurónico reticulado de última generación, porque es "muy maleable, homogéneo, no produce irregularidades y se adapta muy bien al área tratada." Además, este material no es hidrofílico, es decir, no atrae ni capta agua, "así que no crea las bolsas que otros tipos pueden provocar y evita el edema".

Según el doctor este método es efectivo en caso de ojeras muy marcadas y profundas. Sólo es necesaria una sesión, que cuesta unos 340 euros.

Por otra parte, la carboxiterapia se basa en el uso de CO2, dióxido de carbono, el cual se introduce bajo la piel con microagujas y a través de un flujo controlado. Las infiltraciones son mínimas y se hacen en el párpado superior e inferior. Su objeto es tratar de forma más profunda la circulación de la zona, y desde un nivel superficial estimular el fibroblasto y aumentar la producción de colágeno.

La introducción de CO2 incrementa el oxígeno, gas que tiene la capacidad de aumentar la actividad del fibroblasto, y así del colágeno y la elastina, provocando que la piel sea más densa y firme. Con el CO2 los tejidos se ven reforzados y la epidermis de la zona, fina y transparente, se torna más opaca y densa, difuminando el tono marrón o violáceo tan característico de la ojera. La microcirculación también mejora y esto favorece el que los capilares se vuelvan menos visibles y la pigmentación oscura se atenúe.

Estas sesiones duran 15 minutos y cuestan 60 euros. El Dr. Lajo Plaza recomienda realizar cinco sesiones (deben espaciarse cada 15 o 20 días), obteniendo resultados visibles a partir de la tercera aplicación.

No hay comentarios :

Publicar un comentario