jueves, 1 de enero de 2015

El "promises day" o el día de los buenos propósitos



conseguir buenos propósitos requiere voluntad



Hoy es el “promises day”, así definían los teletipos de Telemadrid en su programa de humor y dentro del apartado “lecciones de inglés con Aznar”, el día 1 de enero. Y razón no les falta porque el manido dicho de “Año nuevo, vida nueva”, es una de las frases más repetidas en estas fechas donde “prometemos” que vamos a cambiar nuestras vidas a través de actividades nuevas, principalmente apuntándonos a clases de inglés, al gimnasio o a dejar de fumar, entre otras muchas.


Los buenos propósitos se empiezan con ganas, pero lo importante es que duren en el  tiempo porque de nada nos sirve emprender nuevas acciones si luego no vamos a cumplirlas. ¿Y qué necesitamos para conseguir ser constantes? Pues en primer lugar estar convencidos de eso que queremos emprender, y en segundo lugar establecer unos objetivos a cumplir en un plazo determinado.



Si queremos, por tanto, aprender inglés fijemos hasta qué nivel queremos llegar o qué queremos perfeccionar y centrémonos en ello estableciendo un tiempo (adecuado a nuestro caso) para lograr lo que ansiamos.



Básicamente esto es lo más importante: estar convencidos de aquello que vamos a iniciar es ya un estímulo fuerte para seguir adelante con nuestro proyecto. Debemos también ser realistas con nosotros mismos y no engañarnos, porque si ponemos el listón muy alto, si somos demasiado autoexigentes probablemente no logremos ir al gimnasio dos semanas seguidas ni acudir a inglés más de un mes.

Ponte metas realistas, acordes con tu situación, con tu personalidad y con lo que de verdad quieres, pero recuerda que la constancia y el esfuerzo resultarán cruciales para lograr tus buenos propósitos. Algunos expertos aseguran que si mantenemos el nuevo hábito durante 21 días, entonces habremos superado la prueba y lo más importante: triunfado. ¡Ánimo!  


No hay comentarios :

Publicar un comentario