viernes, 13 de febrero de 2015

Cómo empezar un plan sencillo para hacer ejercicio




cómo empezar un plan de actividad física

Si eres una persona sedentaria y has decidido ponerte a hacer ejercicio físico, Claves de Mujer te explica cómo puedes empezar a ponerte en forma con un plan sencillo.

Tienes dos opciones o bien empiezas por tu cuenta, o bien te pones en manos de un experto. Lo que es evidente es que para dar el primer paso tienes que estar convencido y, después, escoger una actividad que te guste, acorde con tu edad y que pueda encajar en tu rutina diaria, porque si al final no tienes tiempo poco vas a poder hacer.

Los expertos hacen recomendaciones de todo tipo, pero recientemente una investigación ha concluido que es mejor incrementar poco a poco la actividad física en personas sedentarias, que empezar de forma brusca cumpliendo los 150 minutos de actividad a la semana, que es lo que normalmente se aconseja.


El simple hecho de empezar a moverse más ya es un paso adelante que puede repercutir positivamente en la salud. En este estudio se matiza que centrarse en esos 150 minutos semanales es un factor que puede inhibir el estímulo de las personas poco habituadas a moverse, especialmente personas mayores o muy sedentarias, por ello postulan el ir aumentando la movilidad de forma paulatina. De hecho, ya sólo con este cambio, es decir, moverse más, el riesgo de desarrollar patologías crónicas podría disminuir, según apuntan en este informe publicado en el British Medical Journal.



La primera opción y más cómoda puede ser simplemente salir a pasear un rato dos o tres veces por semana. Si le coges el gustillo probablemente cada día que salgas a caminar aumentarás sin darte cuenta los minutos que dedicas a esta tarea, y con el tiempo, puedes hasta incrementar los días. Lo ideal es establecerse un objetivo y tratar de cumplirlo. Por ejemplo, para empezar tu plan puede ser caminar dos veces por semana 20 minutos. Tal vez no tengas que salir específicamente a pasear, si tienes que hacer alguna compra, en vez de coger el coche, puedes ir andando y ya has cumplidp. Es decir, se trata de ver qué podemos utilizar de nuestra vida diaria para empezar a hacer ejercicio.



Si nos apuntamos a un gimnasio, hay que hacerlo a una actividad que nos guste, y si sólo pretendemos ir a los aparatos, pues lo mismo, hay que establecer una pauta de ejercicio. Podría ser de nuevo, como prueba de inicio, acudir al gimnasio dos veces a la semana entre 20 y 30 minutos de aparatos.



En fin, se trata, sobre todo, de tener ganas y ser conscientes de que al final el ejercicio que hayamos comenzado va a repercutir positivamente en nuestra salud, y nuestra condición física va a mejorar, sin ninguna duda. Insistimos, para obtener resultados la constancia es fundamental.






No hay comentarios :

Publicar un comentario