lunes, 25 de enero de 2016

4 hábitos esenciales para cuidar tu piel en invierno



Con el frío sabemos que la piel se muestra más tirante y los cambios bruscos de temperatura pueden provocar reacciones que no se padecen en otras épocas del año. Según nos cuenta la doctora Mª Ángeles López Marín, del Centro Médico Rusiñol, “las necesidades de la piel cambian y la crema que estamos aplicando deja de ser eficaz para equilibrar la piel”. Por ello, debemos tener en cuenta estos 5 hábitos esenciales para cuidar la piel en invierno: 

Cuidado facial en invierno


1. La piel debe nutrirse de día y de noche

Durante el día la crema que usamos, siempre adaptada a las características de nuestra epidermis, contrarresta el efecto medioambiental sobre nuestra piel, y por ello la doctora aconseja aplicarla diariamente, sobre todo, si vamos a estar al aire libre y en especial si practicamos deportes de invierno. 
Cuanto más bajas sean las temperaturas y más edad tengamos -lo que implica menos capacidad de recuperación-, la aplicación de la crema diaria debe ser mayor, sobre todo, en la zona del contorno de ojos y de los labios, explica la experta.

Del mismo modo, nunca se nos ha de olvidar el fotoprotector solar, el sol incide en la piel durante todo el año y, por tanto, en la producción o progresión de manchas cutáneas, fotoenvejecimiento, etc.

Por la noche, deberemos aplicarnos igualmente una crema que nos nutra y proteja de las agresiones medioambientales: frío, calefacción, etc. Siempre hay que ponérsela tras una limpieza adecuada con productos que no sean agresivos. Lo más recomendable es el agua micelar, comenta la doctora.



2. Vigila el contorno de ojos y labios

Estas zonas son muy delicadas y en donde suelen aparecer las primeras líneas de expresión. Resulta clave limpiarlas de forma suave y recurrir a una crema específica para ambas áreas, que aporte la hidratación necesaria en esta época del año y así devolver la elasticidad y minimizar las arrugas de expresión.



3. Exfolia la piel

Los cambios de temperatura favorecen la acumulación  de células muertas en la piel. Consulta con un experto con qué frecuencia debes exfoliarte para lucir una dermis suave y sana.



4. Incorpora a tu dieta alimentos con vitaminas y minerales

Durante esta época se tiende a comer menos frutas, a pesar de constituyen una fuente importante de vitaminas y minerales. Durante el invierno hay frutas de temporada igual de sanas y ricas que las de otras épocas, no dejes de tomarlas. Además, las verduras y hortalizas pueden seguir formando parte de tu menú, ¡no lo descuides!

Tampoco debes olvidarte de la ingesta de agua. Recuerda que se recomienda beber unos dos litros diarios. En esta época las sopas y las infusiones constituyen una alternativa sana a la que puedes acudir fácilmente.


No hay comentarios :

Publicar un comentario