jueves, 25 de febrero de 2016

Cómo ser más feliz a través de la gratitud



Una Nochevieja la periodista y escritora Janice Kaplan se planteó un nuevo propósito para el año nuevo: ser más feliz. Dicho así, cualquiera puede pensar ¡qué difícil! ¡Cuántas veces me he planteado este objetivo sin conseguirlo! Pues Kaplan estructuró una fórmula para emprender tamaña empresa personal. Para ello se basó en algo que parece sencillo, pero que a todos nos cuesta mucho como lo es el mero hecho de cambiar de actitud, modificar la forma de reaccionar ante las circunstancias. Ahora bien, para llegar a esto se pueden seguir distintos caminos y uno de ellos, el que nos propone la autora, consiste en valorar lo positivo de cada cosa dando las gracias por todo lo bueno que tenemos.


Así lo cuenta la escritora en el primer capítulo de su último libro:
“Lo importante no eran las circunstancias, sino mi reacción ante estas. Podía quedarme esperando de forma pasiva a que ocurriesen cosas maravillosas y, de todo modos, algo iría mal. O podría aceptar las cosas tal como fuesen e intentar apreciar las cosas un poco más.”

Porta de Diario de la Gratitud



De este modo, Kaplan decidió cambiar de actitud e intentar llenar su vida con más agradecimiento, a la par que investigaba y se documentaba para escribir El diario de la gratitud (Ed. Zenith). Un diario en el que a lo largo de un año iría anotando sus experiencias.

La periodista cuenta que si bien la felicidad puede ser un hecho efímero, la gratitud es más duradera porque exige una implicación emocional activa: “No es posible sentir gratitud de manera pasiva, es necesario hacer una pausa y sentirla, experimentar la emoción.”

A lo largo de libro la autora nos va desvelando distintas situaciones en las que se demuestra que la gratitud puede transformar aspectos tan variados de la vida como el matrimonio,  la familia y la amistad, o el trabajo, el dinero y la salud. Para argumentar sus ideas entrevista a numerosos expertos y también a famosos como  Matt Damon, Daniel Craig y Michelle Pfeiffer, que aportan sus puntos de vista.

Kaplan propone hacer un ejercicio para poner en práctica su teoría de la gratitud. Se trata de escribir todos los días en un papel sobre qué podemos estar agradecidos. Seguro que siempre encontramos algo, basta con darle la vuelta a la tortilla para darnos cuenta de cómo la actitud ante la vida puede cambiar mucho las cosas.

En uno de los últimos capítulos de El diario de la gratitud, la periodista dice así a modo de conclusión: “Mi año viviendo en gratitud me había cambiado en muchos aspectos, pero sobre todo me había dado la simple capacidad de experimentar alegría por casi todo. Ahora sabía apreciar el momento presente y el siguiente, sentir de verdad los cariñosos abrazos de mis hijos y el amor de mi marido…”

No hay comentarios :

Publicar un comentario