Frase para recordar

"Sólo pierde quien deja de intentar"

martes, 14 de abril de 2020

La esperanza del diente de león


En un momento inesperado del día, tras cuatro semanas de
confinamiento, cuando las jornadas son casi iguales, y ya no distingues entre lunes, miércoles, sábado o domingo, se ha colado por la ventana de mi habitación un diente de león. Blanco, efímero y volando hacia ninguna parte me he fijado en él y dado que los humanos tenemos la costumbre de otorgar de simbología a casi todo, he pensado que este molinillo, seguro, debía guardar un significado. Me he puesto a indagar y efectivamente así es, pero lo mejor de todo ha sido que además de tratarse de una flor a la que se atribuyen leyendas de todo tipo, su presencia está ligada a una gran energía y positividad. Entonces he llegado a la conclusión de que el haberme encontrado con ese retazo de naturaleza solo podía tener un sentido y es que algo bueno iba a acontecer en mi vida. 


Planta diente de león molinillo (Pexels)


El diente de león (Taraxacum officinale), es conocido también como achicoria amarga y meacamas, y se trata de una especie de la familia de las asteráceas. Es una planta perenne que se consume normalmente en ensaladas y a la que se la atribuyen distintas propiedades medicinales, sobre todo, destacan sus cualidades depurativas y diuréticas.

La planta sufre una transformación desde que aparece, pues primero se arraiga al suelo dando lugar a una roseta de hojas basales. En primavera crecen los tallos, largos y sin hojas, sobre los que pende una flor amarilla o cabezuela que no está unida al tallo de una forma convencional sino por medio de un eje muy corto o receptáculo que puede presentar distintas formas. Tras la floración estas cabezuelas se transforman en los famosos molinillos blancos. La especie está muy extendida y se puede distinguir en numerosos entornos, incluidos los urbanos, de ahí que la visión de estos molinillos sea en ocasiones tan habitual en los lugares más insospechados.

Soplar molinillo blanco o diente de león (Pexels)
 

Las leyendas y el significado

Hay infinidad de leyendas que rodean al diente de león. Se dice que en realidad estos molinillos blancos son hadas disfrazadas, según creen los nórdicos; otros hablan de una mujer enamorada del sol y ciertas historias aluden a un amor perdido por falta de cortejo.

En lo que sí existe coincidencia es en el significado alegórico de esta planta, siempre rodeada de elementos positivos y en ningún caso de nada que implique negatividad. Felicidad, armonía, riqueza, abundancia y deseos cumplidos, son sus principales interpretaciones. En ocasiones se la vincula también con la supervivencia o la superación de algún problema, y es por ello que algunas personas creyentes en esta clase de misticismos recurren a esta flor tras pasar una mala racha. 



Significado de molinillo blanco (Pexels)


No sé hasta qué punto hay de verdad en todo el imaginario que rodea a este molinillo etéreo. Si alguna vez te lo encuentras de forma casual en un sitio inesperado como me ha ocurrido a mí, puedes incluso pensar que ha sido una señal. Sí, uno de esos avisos que algunos dicen que nos rodean y que no los percibimos porque vamos como locos y no nos paramos a reflexionar. Tal vez. No lo sé. Lo que sí tengo claro es que hasta el día en que vi pasar delante de mí un molinillo blanco en un momento tan concreto de mi vida y de una forma tan especial, nunca me había planteado lo que podía albergar detrás una especie tan frágil. Sentí curiosidad y descubrí que todo era bueno. De modo, que ahora tengo una esperanza más a la que agarrarme, para pensar que todo pasará y que llegarán tiempos mejores. ¿Cuál es tu diente de león?


No hay comentarios :

Publicar un comentario