Frase para recordar

"Sólo pierde quien deja de intentar"

lunes, 1 de junio de 2020

Todo lo que te hace falta saber para disfrutar del sexo con tu pareja

Los secretos para disfrutar de cada postura con tu pareja, todas las cuestiones relativas al sexo oral o al anal, qué tienen que saber las mujeres de los hombres en los momentos de intimidad y viceversa, cómo alcanzar los mejores orgasmos de tu vida, los juegos eróticos necesarios antes de llegar al coito… Estos son algunos de los temas que ha desarrollado la doctora y terapeuta psicosexual Ruth K. Westheimer, en su nuevo libro Sexo para dummies. Esta mujer es todo un referente en Estados Unidos desde que en 1981 se encargara de un programa de radio que bajo el título Sexually Speaking hablaba de sexo, un tema por aquel entonces mucho más tabú que ahora y además a través de un medio de comunicación. Hoy en día sigue con su espacio radiofónico además de colaborar con otros medios, y haber publicado más de 40 libros, entre otras actividades.


Todo lo que te falta saber para disfrutar del sexo con tu pareja

Se trata, por tanto, de una auténtica experta en sexo y todo este saber lo transmite ahora en esta nueva publicación. Claves de Mujer ha leído Sexo para dummies, y te puede constatar que este libro aborda de forma clara y en capítulos bien estructurados cómo gozar de una vida sexual plena, segura y sana en todas las etapas de la vida, y a través de distintas prácticas. He aquí algunos secretillos que nos desvela la autora…



Juegos sexuales previos


Dice la escritora que estos juegos suelen pasar desapercibidos por la mayoría de las parejas, pero si se desea ser un buen amante los juegos preliminares han de cuidarse con mucho mimo en cada encuentro sexual.

Estos abarcan una gran variedad de actuaciones que pueden iniciarse, aunque parezca extraño, horas o incluso días antes de mantener la relación sexual. Es decir, son algo más que los tocamientos o las caricias que probablemente todos tengamos en mente al pensar en los “previos” del sexo.

En el libro se exponen las distintas formas de crear esa atmósfera para crear unos “juegos preliminares interrumpidos”. El simple hecho de añadir la palabra “amor” o “cariño” en una frase dirigida a tu pareja en una conversación, el mero coqueteo, un detalle en forma de flores, cuidar la puesta en escena, una cena para dos… Todo esto entra dentro del flirteo sexual.

Luego, cuando lleguemos al momento de intimidad los besos tienen que estar presentes siempre: ¡¡Son fundamentales!! Mientas que las caricias y los masajes antes de entrar en plena acción, han de ir surgiendo en sintonía con el instante.

Por último, recuerda que si bien este jugueteo inicial es importante, tampoco hay que olvidarse que tras el coito este debe segui produciéndose. De hecho, la sexóloga dedica un capítulo entero a lo que deberíamos hacer después del acto sexual.


Portada de Sexo para dummies




Sobre las posturas


En este capítulo hace un repaso a algunas de las posturas más comunes, y explica sus ventajas y desventajas. Por ejemplo, la clásica del misionero tiene entre sus aspectos negativos que la penetración no estimula suficientemente el clítoris (el punto erógeno clave de la mayoría de las mujeres), lo que puede dificultar que estas alcancen el orgasmo.



Si ella se coloca encima, aquí el hombre sí puede jugar con el clítoris, además de ver y tocar los pechos. Por ello, en general resulta más estimulante, sobre todo, para el sexo femenino.


Hace mención igualmente a la postura de la tijera, aquella en la que la chica está tendida boca arriba y él a su lado. El hombre ha de girarse sobre su cadera y entrecruzar sus piernas, de modo que una se queda debajo y la otra encima de la de su pareja. La penetración de la vagina aquí se produce de lado. En esta posición también es posible jugar con el clítoris a la par que se acaricia el pecho de la mujer, de tal manera que el placer en ambos miembros de la pareja puede llegar a ser más intenso. Aunque esto es algo muy personal, como todo lo que tiene que ver con el sexo.




Postura de la tijera  de Sexo para dummies


El orgasmo


La experiencia orgásmica es muy similar tanto en ellos como en ellas, aunque algunas mujeres describen “una sensación más difusa que se extiende por todo el cuerpo”. Pero en líneas generales se siente lo mismo, ya que los genitales de los dos sexos se forman a partir “los mismos tejidos fetales”.

En el caso masculino el orgasmo está claramente vinculado a sus genitales y a la eyaculación. Sin embargo, en las féminas la mayoría de los orgasmos son clitorianos, esto es, se alcanzan por la estimulación del clítoris ya sea antes, durante o después del coito. También pueden tener orgasmos vaginales, pero generalmente por una previa estimulación indirecta del clítoris o del famoso punto G.


Respecto a este último elemento, Ruth Westheimer, aporta su visión sobre este supuesto punto que hay en la vagina, tal y como aseguró haber descubierto el ginecólogo Ernest Grafenberg, y que en teoría “podía provocar el orgasmo sin necesidad de estimular el clítoris.” De hecho, alcanzarlo genera “una especie de eyaculación femenina” y una mayor intensidad que el orgasmo clitoriano, de ahí que muchas mujeres se afanen en buscarlo.




Aprende a disfrutar de sexo



Disfrutar del sexo oral


Para disfrutar de sexo oral, lo primero y más importante es olvidarse de las inhibiciones, pues de lo contrario nunca llegaremos a estar a gusto con esta práctica. La autora da consejos a las mujeres para hacer una felación en la que muchas veces solo hay que dejarse llevar por la situación. Uno de los consejos más didácticos que nos deja en este sentido es que se estimule con la lengua la parte inferior de la cabeza del pene, que es la más sensible, para después ir explorando con delicadeza y suavidad más allá de esta zona.


De forma paralela ofece recomendaciones en este mismo sentido a los hombres, a quienes aconseja empezar el proceso del cunnilingus acariciando con las mano las piernas, los muslos y la vulva. Tras este juego inicial hay que separar los labios de la vulva e ir en busca del clítoris para empezar a lamerlo con suavidad…



No hay comentarios :

Publicar un comentario