lunes, 15 de abril de 2013

Adelgazar sin frustrarse



Bajar de peso se puede convertir en muchas ocasiones en una auténtica tortura. Probar distintas dietas sin obtener los resultados deseados resulta frustrante y puede mermar la autoestima de las personas que persigan lucir un cuerpo más esbelto. En un estudio llevado a cabo recientemente en 2.788 pacientes tratados y consultados durante cinco años desde 2008 en los centros de nutrición Medicadiet, el 76 por ciento de los mismos había probado con anterioridad uno o más métodos adelgazantes.
Estas situaciones inciden negativamente a la hora de emprender nuevas dietas, además se añade el agravante de que las personas que ya se han sometido algún método de adelgazamiento suelen tener más dificultades para adelgazar que las que nunca lo han hecho, comenta María López, nutricionista de Medicadiet.
Para Ana I. de Cos, coordinadora del Área de endocrinología y nutrición del hospital La Paz,  “es normal que los pacientes que se han sometido a muchas dietas lleguen con alguna o mucha resistencia a volver a someterse a un proceso de adelgazamiento que, todo hay que decirlo, no es fácil. Hay que desmitificar el hecho de que adelgazar  y mantenerse delgado de por vida sea fácil, nada más lejos de la realidad”.
Otro de las conclusiones a destacar de este informe es que la mayoría de los individuos obesos no buscan reducir volumen por una cuestión estética, en contra de lo que se suele pensar, si no por salud. 
Esto refleja una toma de conciencia hacia las múltiples complicaciones en las que puede derivar la obesidad. De hecho es interesante resaltar que un 26 por ciento de los 2.788 pacientes analizados acudieron a consulta sin exceso de peso, pero aportaban en sus cuadros clínicos patologías asociadas a este trastorno , por lo que han aprendido que deben reforzar unos hábitos alimenticios sanos que les permitan controlar sus otras enfermedades (diabetes e hipertensión fundamentalmente).
Antonio Prieto, CEO y fundador de los centros Medicadiet, añade en este sentido que”es  muy gratificante  darse cuenta de que  el paciente obeso comienza a tomar conciencia de lo que es adelgazar con sentido común. Huye de soluciones rápidas y acepta que con someterse sólo a una dieta hipocalórica no basta. Resulta imprescindible el ejercicio físico, la motivación y  el trabajo en el cambio de hábitos”.
Precisamente respecto a los hábitos, Álvaro Sánchez, otro de los expertos nutricionales de Medicadiet , asevera que “más de la mitad de las personas consultadas llegaron al centro  siguiendo unos  patrones de alimentación  no adecuados y  la gran mayoría de ellos admitió que el trabajar en el cambio de hábitos alimenticios  iba a ser su ‘talón de Aquiles”.
 Cambiar la forma de alimentar a un adulto de 40 años, es mucho más complicado que a un niño de ocho años, aclara Miriam Magallón, responsable de la Unidad de Psicología de estos centros dedicados a la alimentación sana, por eso los entendidos insisten en que la educación nutricional ha de comenzar en el hogar y cuanto antes mejor.




No hay comentarios :

Publicar un comentario