martes, 16 de abril de 2013

El síndrome del ratón



salud laboral
Las nuevas tecnologías conllevan aspectos tanto positivos como negativos, especialmente si no se hace un buen uso de ellas. Si nos situamos en este último supuesto los riesgos para la salud se incrementan paralelamente. Los expertos aseguran que en las profesiones derivadas de ellas (community manager, content curator, programadores web...) en las que el ordenador es la principal herramienta de trabajo, existen unos factores de riesgo asociados que no hay que desestimar. La fatiga visual, los trastornos musculoesqueléticos y los problemas cardiovasculares junto con trastornos endocrinos son algunos de ellos. En estos dos últimos casos, el sedentarismo, que es propio de estas actividades, constituye un agravante.
Dentro de las patologías más frecuentes y asociadas a estas nuevas profesiones sobresale el síndrome del túnel carpiano (STC), vulgarmente conocido como el síndrome del mouse (ratón), una patología relativamente frecuente que afecta a la mano y a la muñeca. “Constituye uno de los principales problemas de salud de aquellos que desarrollan tareas que requieren movimientos repetitivos de las extremidades superiores. No obstante, pese a la antigüedad de esta patología, la nueva era de las tecnologías le está dando un mayor protagonismo, aumentando el número de casos por el uso de ordenadores, móviles y muy especialmente con la llegada de los smartphone”, comenta a clavesdemujer Cristina Guillen, psicóloga y técnico superior en Prevención de Riesgos Laborales del Grupo Geseme.
Sus síntomas son:
  • Dolor: localizado a nivel de la cara palmar de la muñeca, aunque puede irradiarse por el territorio del nervio mediano.
  • Parestesias: es la manifestación inicial más frecuente, produce una sensación de acorchamiento doloroso de los dedos de la mano. Normalmente esta sintomatología aparece o aumenta durante la noche o bien se presenta al despertar.
  • Paresias y disestesias: todas estas manifestaciones afectan a los dedos pulgar, índice, medio y parte del anular.
“El mejor momento para acudir al medico es al inicio de los primeros síntomas, dado que la buena evolución del síndrome dependerá, en gran parte, de un diagnóstico precoz y de un tratamiento correcto”, añade Guillén.


Tratamientos y prevención

Cuando las manifestaciones son leves el tratamiento se basa en la aplicación de una serie de medidas conservadores como fomentar la alternancia de tareas o la realización de estiramientos cada 20 ó 30 minutos, entre otras cosas. 

La intervención quirúrgica sólo es necesaria si la sintomatología persiste a pesar del tratamiento conservador, hay un déficit sensitivo o motor establecido o los síntomas son  severos o progresivos durante más de 12 meses.
En opinión de  la psicóloga “la mejor terapia es la prevención,  ya que es un síndrome con una morbilidad elevada y una alta incidencia, pero con medidas preventivas  sencillas de aplicar y con buenos resultados”. 
 
Las empresas pueden adoptar soluciones para impedir que sus trabajadores sufran este trastorno, por lo que desde el Grupo Geseme recomiendan: 

  • Informar al individuo  y entrenarle en aquellas posturas o movimientos que pueden desencadenarlo.
  • Hacer descansos y estiramientos cada 20 o 30 minutos cuando se realice un trabajo altamente repetitivo.
  • Alternar las tareas, mejor que realizar una sola durante largo tiempo.
  • Buen diseño de las herramientas del puesto de trabajo, consiguiendo de este modo relajación de la mano y de la muñeca.



No hay comentarios :

Publicar un comentario