miércoles, 1 de abril de 2015

¿Son todos los probióticos iguales?



Los probióticos forman parte de los productos alimentarios que los comercios de alimentación ofrecen al consumidor, pero ¿qué sabes acerca de ellos?, ¿son todos iguales? Parece que son la panacea para que el intestino funcione correctamente, ¿pero los necesitamos todos?

Qué diferencia a los probióticos


Estos microorganismos vivos son bacterias o levaduras que al ser ingeridas en determinadas cantidades proporcionan beneficios concretos para el organismo. Su mecanismo acción es muy sencillo, ya que al introducirlos en nuestro cuerpo lo que hacen es promover el desarrollo de bacterias beneficiosas ubicadas en esta parte del cuerpo. Estas bacterias se adhieren a la mucosa intestinal y la protegen de elementos patógenos.

Evaristo Suárez Fernández, microbiólogo y Catedrático de la Universidad de Oviedo y Casen Recordati, resumen cuáles son los  beneficios generales de los probióticos:

Mejoran de la salud digestiva
Estimulan las defensas intestinales
Favorecen el equilibrio de la microbiota (bacterias buenas). "Si el intestino está tapizado por estas bacterias buenas, es más difícil que sea invadido por las perjudiciales".

Ahora bien, tal y como explica el experto, los probióticos dependen de cada cepa. Actualmente, Lactobacillus y Bifidobacterium, son las especies más investigadas y usadas. De hecho, la primera es la que lleva empleándose desde hace mucho tiempo para la fermentación de la leche y obtener el yogur. No obstante, sólo se consideran probióticos aquellos que han demostrado un  beneficio específico para la salud de las personas. Además, como hemos indicado cada cepa ofrece unos resultados concretos.

"Lo que haga Lactobacillus reuteri Protectis no tiene por qué hacerlo otro probiótico. Cada cepa ha de demostrar, mediante ensayos clínicos en humanos, cuáles son sus efectos beneficiosos", añade Suárez.

¿Cuáles son los productos probióticos?

Actualmente existen en el mercado leches fermentadas con bifidobacterias o lactobacilos, principalmente. También hay opciones como el kéfir una bebida cremosa con una textura similar al yogur realizada con otros probióticos y levaduras. Además, de en productos alimenticios para niños o presentaciones farmacéuticas.

¿Quién debe consumir probióticos?

Su consumo es bueno para prevenir y mejorar trastornos como distensión abdominal, diarrea o estreñimiento, explica el experto. De modo, que si eres una persona propensa a padecer  estos  trastornos digestivos puedes recurrir a estas alternativas. No obstante, siempre es aconsejable consultar con un profesional de la salud y, por supuesto, ases´rate bien, pues como hemos indicado no todas las cepas tienen los mismos beneficios.

No hay comentarios :

Publicar un comentario