Frase para recordar

"Sólo pierde quien deja de intentar"

jueves, 20 de agosto de 2020

El Método RULER o aprender a manejar las emociones de forma inteligente, según Marc Bracket


¿Cómo te sientes? Esta es una de las preguntas que nos plantea de forma recurrente el autor Marc Bracket en su reciente publicación titulada Permiso para sentir (Ed. Diana). El director fundador del Centro de Inteligencia Emocional de la Universidad de Yale (New Haven, Connecticut, Estados Unidos), nos ayuda a gestionar las emociones a través de este volumen de cerca de 300 palabras, a través del método RULER (Recognizing, Understanding, Labeling, Expressing, Regulating). Un sistema que algunos expertos consideran muy eficaz para llegar a comprender y dominar las emociones. Diversas escuelas y organizaciones ya lo han adoptado con buenos resultados. ¿En qué consiste este método? A continuación te explicamos lo más básico de RULER.


El método Ruler o manejar las emciones según Marc Bracket



¿Para qué sirve el método RULER?


El método RULER bien aplicado ayuda a reducir el estrés y el agotamiento, a la vez que puede potenciar el rendimiento y mejorar el ambiente que nos rodea.

El conocimiento, control y gestión de las emociones es la base de este sistema. Como dice Bracket, generalmente cuando “estamos cansados, enfadados o preocupados por algo, de forma natural no nos paramos a pensar antes de reaccionar”. ¿Qué es lo que deberíamos hacer en estas situaciones?: “Tienes que concederte permiso para sentir incluso en esos momentos”.

Esto es algo que en un principio parece difícil, sobre todo porque no nos enseñan en ningún momento a lo largo de nuestra vida. De ahí que el experto abogue por introducir este sistema en los centros educativos, para ayudar a los niños y jóvenes a saber gestionar sus emociones y evitar comportamientos que vemos en algunos de estos grupos poblacionales, tales como tendencias depresivas o problemas conductuales o relacionadas con las drogas.

El método RULER se basa en la adquisición de una serie de habilidades. Hay que trabajar poco a poco cada una de ellas para lograr el objetivo final, que es una una buena gestión de las emociones. Algo que va a ayudarnos a mejorar tanto en nuestra vida personal como en otros ámbitos de la misma, ya sea el laboral, el de las relaciones de pareja, el social, etcétera.

Las habilidades RULER


R, recognizing: reconocer la emoción


El primer paso en este camino del autoconocimiento es reconocer esa emoción que estamos sintiendo. En un principio, esto es fácil pero debemos analizar aspectos vinculados con las expresiones faciales y otros elementos de la comunicación no verbal, sobre todo, si queremos identificar las emociones de otras personas.

U, understanding: comprender la emoción


Luego está el paso de entender eso que acabamos de descubrir, es decir, qué sentimos y por qué. Según Bracket, de todas las habilidades RULER esta es la más complicada. Si bien en la R, se aprende a ver lo importante que es saber identificar los propios sentimientos y de interpretar los estados emocionales de los demás, es con esta habilidad, la comprensión, cuando “empieza el trabajo de verdad”.

Esto es así porque “ahora es cuando tenemos que decidir si queremos comprender las causas de los sentimientos propios o ajenos”.


Portada libro Permiso para sentir de Marc Bracket

L, labeling: etiquetar la emoción


En este apartado hay que etiquetar correctamente las emociones. Esto implica no solo poder decir que estamos tristes o contentos, sino que es necesario profundizar y llegar a los matices y complejidades de lo que sentimos. Se trata de llegar a expresar nuestro estado con las palabras precisas.

E, expressing: expresar la emoción


Es la capacidad de manifestar nuestros sentimientos, en un primer momento ante nosotros mismos, y después, con el tiempo, a los demás.

En este punto, el autor destaca que algunas personas no son conscientes de cuándo están expresando determinadas emociones: “Creemos ocultar nuestros verdaderos sentimientos o mostrar una cara de póker, pero nuestras microexpresiones, que incluyen esa sonrisa sutil falsa, un rápido giro de ojos, o la mirada coqueta lanzada a otra persona, revelan que algo muy diferente está pasando bajo la superficie”.

R, regulating, regular la emoción


Si hemos llegado a esta última habilidad, ya habremos aprendido que no tenemos que suprimir o ignorar nuestras emociones. Solo hay que saber utilizar las emociones de manera inteligente para alcanzar los objetivos deseados en todas las facetas de la vida.

Marc Bracket, lo repite en este capítulo, y nos recuerda que las emociones fluyen como en un río y para mantener su ritmo solo hay que regularlas de forma ininterrumpida.

No hay comentarios :

Publicar un comentario