lunes, 22 de julio de 2013

¿Qué es la nutrición energética?



Nutrición energética

Los alimentos son fundamentalmente energía. Así de claro lo dice el doctor Jorge Pérez-Calvo, experto en medicina natural, en su libro ¡Revitalízate! (Ed. RBA). Y después añade, “en realidad, todo el universo lo es.”

Partiendo de esta base, “la nutrición energética trata de aplicar los principios energéticos universales que rigen todos los fenómenos a los alimentos”, especifica el autor en declaraciones a Clavesdemujer.

¿Qué se consigue con ello? Conocer los efectos que puede tener aquello que ingerimos tanto sobre nuestro organismo como sobre nuestra salud.


En realidad, esta teoría traslada a las pautas alimentarias lo que se conoce como polaridad energética o principio de los opuestos, el yin y el yang. La atracción que ejercen ambos polos realmente responde a una búsqueda de equilibrio y armonía que es la que al final  debe guiar nuestra alimentación, matiza el doctor.

“Al conocer qué efectos van a tener los alimentos sobre nuestro estado, podemos escoger qué comer en función de lo que queramos conseguir. Por eso consideramos que entender y aprender lo que es la nutrición energética es una forma de poder alimentarse con sentido y con propósito.”

Los alimentos yin son expansivos y los yang, contractivos. Entre los primeros, podemos encontrar verduras, frutas, lácteos, alimentos procesados, endulzantes, estimulantes (té negro, café, cola, etc.), aliños (margarina, manteca de cerdo…) y químicos y drogas; mientras que los yang son los pescados y mariscos, ciertos condimentos, semillas y frutos secos, algunas verduras, aliños (vinagre de arroz, jengibre, jugo de limón, etc.) y determinadas bebidas como zumos, sidra, vino...

Para aplicar la correcta combinación de cada alimento se han de tener en cuenta varios aspectos. El experto nos pone un ejemplo:

“Si deseo concentrarme, es decir, poder recoger la energía para focalizarme sobre algo en concreto, pero además tengo sofocos porque estoy empezando con la menopausia, no me interesa recalentarme más, entonces como ya sé que los alimentos picantes son muy expansivos, esto es, envían la energía hacia fuera, en este caso, deberé evitarlos.”

comida energéticaTemperatura y equilibro

Este sistema también permite conocer la temperatura de los alimentos y consecuentemente cómo repercuten en la temperatura corporal. Se sabe que el pimiento verde es más frío que el rojo, la mandarina verde lo es más que la naranja o la que la manzana verde es más fresca que la roja. En general, los alimentos crudos son más fríos que los cocinados, pero el nutricionista advierte que mediante la cocción también se puede transformar un alimento caliente en frío y viceversa. Otra de las características, por lo tanto, de esta forma de entender la nutrición es la manera de cocinar lo alimentos, ya que ésta influye en su energía que se verá alterada a su vez en función del modo en que los preparemos e incluso de cómo los cortemos.
En general, según esta forma de entender la nutrición "la dieta más equilibrada y saludable es la que se basa en alimentos de calidad ecológica, es decir, la que evita los alimentos que contienen tóxico como pesticidas, químicos, etc., transgénicos, y la que elude los alimentos extremadamente expansivos y contractivos. Lo ideal es una dieta basada en cereales integrales, legumbres, semillas, verduras y frutas de temporada, pescado, proteínas de origen vegetal, algas, aceites de primera presión en frio, y agua de buena calidad como alimentos principales."

A continuación una receta veraniegas recogida del libro ¡Revitalízate!
“Este plato nos aporta  energía y además refresca de forma ligera y digestiva.”
 

 

Ensalada veraniega con quinoa (para 2-3 personas)



Receta con quinoa
Ingredientes:

1 taza de quinoa
8 rabanitos (cortados a cuartos)
2 zanahorias (ralladas, con una pizca de sal y rociadas con unas gotas de limón)
1 pepino (pelado y cortado a dados)

1 tazas de agua minera o zumo de zanahoria
1 cucharadas de pasas
Vinagre de umeboshi
1 cucharadita de ralladura de limón y algunas semillas de calabaza o girasol (tostado)



Aliño:

4 cucharadas de agua mineral y perejil picado
2 cucharadas de aceite de sésamo y una de aceite de lino
1 cucharada de salsa de soja



Preparación
1. Lavar bien la quinoa y escurrir.
2. Poner el agua en una cacerola, tapar y llevar a ebullición. Añadir la quinoa, la ralladura de limón y una pizca de sal. Tapar, poner el difusor de calor, bajar le fuego y hervir a fuego lento durante 20-25 minutos. 3. Dejar enfriar en una fuente antes de mezclar con las verduras.
4. Rociar los rábanos y el pepino con unas gotas de vinagre de umeboshi;  mezclar bien y dejar macerar un mínimo de 30 minutos.
5. Preparar el aliño batiendo enérgicamente todos sus ingredientes.
6. Montar la ensalada mezclando todos los ingredientes y aliñar.


No hay comentarios :

Publicar un comentario