martes, 31 de diciembre de 2013

Doce Uvas, despedida del año saludable


Las tradicionales doce uvas de fin de año forman parte de la cultura española, pero no es exclusiva de la Península Ibércia. También es propia de países sudamericanos como Venezuela, México, Perú, Costa Rica, etc. Son doce porque al ingerirlas hay que seguir el sonido de las campanadas que despiden el año viejo y dan la bienevenida al año nuevo. Sus orígenes son difusos, aunque ya a finales del siglo XIX hay menciones sobre esta particular costumbre.

Lo que seguramente pocas personas se han planteado al seguir esta tradición es si están beneficiando su salud,ya que resulta que las uvas contienen numerosas sustancias buenas para el organismo. En Clavesdemujer nos planteamos, sin embargo, una cuestión más: ¿qué es mejor consumirlas con semillas o pepitas o sin ellas? 

Para comerlas más rápido en la noche más alocada del año evidentemente es mejor sin ellas, pero algunos nutricionistas aseguran que lo más saludable es tomarlas con semillas, veamos el porqué.

La razón principal es que la mayoría de las propiedades de las uvas se encuentran en sus semillas. En ellas, se hallan principalmente sus compuestos antioxidantes más importantes, como los taninos y las catequinas, que ayudan a combatir los radicales libres y actuar contra el proceso de envejecimiento celular. También contienen vitamina C, E y betacaroteno, igualmente de efectivos en la eliminación de los radicales libres.

Al mismo tiempo, su consumo es bueno también para prevenir algunas enfermedades como el cáncer, y además para fortalecer el cabello o mejorar la circulación. En general, la uva contiene mucha fibra por lo que es un buen laxante e idónea para mejorar el tránsito intestinal, especialmente si se consume con piel y pepitas. 

Por último, hay que tener en cuenta que si la uva se come al completo, esto es, sin pelar y con las pepitas, se debe masticar muy bien para conseguir un beneficio real de todos los efectos saludables que posee. 



No hay comentarios :

Publicar un comentario