martes, 11 de octubre de 2016

Motivos para no hacer dietas milagro



La obesidad es un problema de salud incipiente, dicen los expertos. Para afrontarla muchas personas recurren a dietas milagro, y pese a la insistencia de los especialistas, gran parte de la población pica el anzuelo y se somete sin ton ni son a dietas que en un principio sí suelen ofrecer un resultado, pero que a los pocos meses resultan ineficaces y lo único que han hecho es alterar nuestra salud. Quizá sus efectos no se noten en un primer momento, pero con el tiempo lo más probable es que nuestro organismo lo acuse de alguna forma. 

Peligros de las dietas milagro


En cierto modo la población es consciente de que hay algo que falla en su forma de alimentarse, ya que en una encuesta reciente realizada por IMOP-Berbés, casi un 40% de los españoles (en concreto, un 37%) considera que su alimentación no es buena (6%) o podría mejorar (31%). El principal fallo se produce cuando elegimos cómo empezar a alimentarnos mejor, especialmente si tenemos sobrepeso u obesidad, que tendemos a seguir dietas inapropiadas que lo único que generan es frustración.
 
La Dra. Irene Bretón, del Área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), nos expone una serie de motivos para no hacer dietas milagro:


La recuperación ponderal y el fenómeno de "rebote" son frecuentes y no están exentos de riesgos: deshidratación, estreñimiento, hiperuricemia, etc.


Pueden provocar deficiencias de proteínas, vitaminas y minerales por la falta de consumo de los alimentos y producir efectos psicológicos negativos.


Para que el tratamiento de la obesidad sea duradero es requisito indispensable que la pauta de alimentación de adapte a las características y al tipo de vida de cada persona. Además, debe cumplir estos requisitos:
  • Debe aportar una cantidad inferior a las calorías que consume la persona. Este déficit calórico es el responsable último de la pérdida de peso.
  • En general, se aconseja un aporte de entre 500-1000 kcal inferior al consumo energético.

Las dietas milagro, son dietas monótonas que pueden ser deficitarias en nutrientes esenciales. Y esto también puede repercutir en nuestra salud no sólo física sino psicológicamente ya que una alimentación deficitaria también influye en nuestro estado anímico. 

Los motivos para no hacer dietas milagro apuntan principalmente a aspectos relativos a nuestra salud y al hecho de su ineficiencia. Por tanto, los expertos consideran que lo ideal es tratar de pormover hábitos de vida saludables y llegar a ese equilibrio nutricional, algo que si vemos que no somos capaces de hacer de forma individual probablemente podamos conseguir poniéndonos en manos de un experto en nutrición y, por supuesto, teniendo la fuerza de voluntad y el convencimiento necesario de que queremos adelgazar en pro de nuestra salud. 



No hay comentarios :

Publicar un comentario