martes, 23 de mayo de 2017

Cómo guardar los alimentos y evitar intoxicaciones alimentarias




Evitar intoxicaciones alimentarias puede depender de cómo hagamos la compra y organicemos la nevera y despensa de nuestro hogar. Nosotros, como usuarios que manipulamos alimentos tenemos también parte de responsabilidad en la aparición de posibles intoxicaciones, por ello la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) ha elaborado una serie de consejos para mantener la seguridad alimentaria en nuestras casas.


El primer paso que nos proponen es realizar una compra responsable y organizar correctamente los alimentos, fuera y dentro de la nevera. 

Nevera para guardar los alimentos



Al hacer la compra siempre hay que empezar por los productos no perecederos y terminarla por los congelados o pescados. De este modo impedimos que se sometan a altas temperaturas y proliferen ciertos organismos.



En casa hay que saber guardar los alimentos de tal manera que conserven su aroma, sabor, aspecto y nutrientes. Es necesario colocarlos según sus necesidades de conservación porque así lograremos que perduren más en el tiempo, explica Francisco Jiménez Colmenero, investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición (ICTAN-CISC). “Es fundamental prestar atención al etiquetado y a los soportes informativos presentes en los alimentos para garantizar una óptima conservación”, apunta.



Colocar los alimentos en la nevera tiene su truco también. Se trata de ubicarlos de tal modo que prestemos atención a las temperaturas interiores del frigorífico, para que no se produzcan contaminaciones cruzadas:


  • En las baldas superiores debemos colocar los alimentos cocinados o recipientes con conservas que no se hayan terminado. 
  • En la parte central, los productos lácteos, los huevos y los embutidos.
  • En la zona inferior, alimentos crudos, perecederos y los que se estén descongelando.
  • Las frutas y hortalizas deben situarse en los cajones.
  • Bebidas, leche, mantequilla y/o margarina, mermeladas o salsas, han de colocarse en las vitrinas interiores de las puertas.



La temperatura ideal de la nevera es de -18º C. Tenemos que intentar mantenerla limpia y procurar que no se forme hielo ni escarcha.



Los alimentos han de estar bien separados para no acelerar su deterioro, y no guardarlos cuando estén muy calientes.



En el frigorífico y en los armarios de la cocina o de la despensa es recomendable organizarlo todo de tal manera que esté en primer lugar lo que se vaya a consumir antes.



El experto nos recuerda que tras abrir un producto es conveniente retirarlo del envase original y ponerlo en un recipiente hermético para su conservación. Los más aconsejables son los tuppers y botes de cristal herméticos con tapa. El envasado al vacío favorece que los alimentos se mantengan un largo periodo de tiempo sin alterar sus características nutritivas. Por su parte, el film transparente puede servir para protegerlos de la humedad y los olores.


No hay comentarios :

Publicar un comentario