martes, 13 de septiembre de 2016

¿Influye en la piel lo que comemos?




Según la Academia Española de Dermatología y Venereología, lo que comemos sí influye en la piel. Es más, la alimentación puede modificar la evolución de determinadas enfermedades como el acné, la dermatitis atópica, la psoriasis, etc., tal y como explica la doctora Paloma Cornejo.

Para la experta el cuidado de la piel, pasa por tres ejes fundamentes que se resumen en:
Mantener una correcta hidratación.
Ingerir alimentos saludables
Eliminar bien las toxinas

Alimentos para cuidar la piel



Beber agua es importante para la piel, pero también para el organismo en general. Hay quien recomienda una ingesta diaria de dos litros de agua, pero realmente no hay un aval científico de esta afirmación. La cuestión es que bebamos una cantidad suficiente de líquido al día para que nuestro cuerpo funcione correctamente y nuestra piel no sufra.

En cuanto a los alimentos que recomienda la experta destaca los pescados azules por su rico contenido en Omega 3, ácidos grasos esenciales que también se encuentran por ejemplo en las nueces. En general, las vitaminas y los minerales presentes en frutas y vegetales son cruciales para, por ejemplo, el curso de algunas dermatitis atópicas, explica Cornejo.

Para la piel en general son muy buenas también las vitaminas del grupo B, así como para su renovación celular. Podemos encontrarlas en verduras, frutas, frutos secos, cereales, legumbres, levadura de la cerveza, carne magra, pescado, marisco, huevos y lácteos. El ácido fólico o vitamina B9 está vinculado también a la renovación del tejido celular, lo podemos encontrar en verduras de hoja verde, legumbres, frutas, cereales, hígado y levadura de cerveza.

La Vitamina B2 o riboflavina, actúa contra la seborrea, una enfermedad común de la piel. Está en la leche y sus derivados (yogur, queso), huevos, carnes, pescados, hígado, legumbres y frutos secos (almendras, nueces). La Vitamina B3 o niacina participa en la síntesis de la queratina, la proteína que da estructura a la piel: carnes, pescados, vísceras y cereales integrales y frutas disecadas, la contienen.

La vitamina A, “es probablemente la vitamina que más contribuye a mantener la piel sana y ayudar al bronceado, ya que favorece el desarrollo de pigmentos en la piel”. Como fuentes vegetales de pro-vitamina A encontramos la calabaza, la mandarina, el tomate, los albaricoques, las zanahorias, las espinacas, la yema de huevo, el alga espirulina y la alfalfa germinada.

La vitamina C es muy interesante para la epidermis, ya que interviene la síntesis del colágeno, una proteína que constituye el tejido cutáneo y le confiere tersura. Los  cítricos, la papaya el perejil fresco, el pimiento crudo, los kiwis y las fresas, son algunos de los alimentos que contienen esta vitamina.

Las vitaminas antioxidantes ayudan igualmente a un buen mantenimiento de la piel. La más importante es la vitamina E, que protege y contribuye a mejorar el tejido celular, contrarresta con eficacia el envejecimiento y ayuda a mejorar la circulación sanguínea, un factor determinante para la salud de la piel. Se encuentra, sobre todo, en aceites vegetales, en el germen de los cereales integrales, semillas de girasol, almendras y nueces. La vitamina A es también antioxidante, al igual que determinados minerales como el selenio.

El Zinc es otro mineral que forma parte de nuestra epidermis y está presente en carnes, vísceras, pescado, huevos, cereales integrales y legumbres.

Alimentos y trastornos de la piel

Hay alimentos que tienen una relación reconocida con algunos trastornos de la piel, Por ejemplo, el gluten y la dermatitis herpetiforme, comenta la doctora.

En el caso de tener rosácea se recomienda no abusar de té, café, las bebidas calientes, tabaco, alcohol y comida picante, pues pueden precipitar episodios de flushing (enrojecimiento).

El alcohol y el tabaco no son muy aconsejables en el caso de tener psoriasis, pero sí es buena ingesta de Omega 3.


No hay comentarios :

Publicar un comentario